Tres años después de su apertura, el local se ha quedado pequeño. En enero tienen previsto traladarse al local de la antigua cafetería Chamara.

 

El Recreo Chico, un popular establecimiento situado en la calle San José de Cádiz, se trasladará el próximo mes de enero a un local mayor situado en la calle Ancha: el que fue durante años sede de la cafetería Chamara y, desde marzo, del restaurante Algarabía.

El motivo, según explica Delia Moreno -propietaria del local junto con María Busati y Germán Moreno- es que el actual local se les ha quedado pequeño. El establecimiento ocupa un local de menos de 70 metros cuadrados, con una barra y unas pocas mesas en el exterior y en la terraza. Allí estaba el Recreo Chico antiguo, muy concurrido en la segunda mitad del siglo pasado. Tras veinte años sin uso, el local reabrió con el mismo nombre en 2017, y se ha hecho con una clientela fiel que lo llena cada día. Puedes ver la historia completa de la reapertura aquí.

El interior del nuevo local, recién reformado para acoger el Algarabía.

Los propietarios llevaban tiempo a la búsqueda de un local situado en las cercanías que les permitiera crecer, y finalmente lo han encontrado en el antiguo Chamara. Tras ser durante muchos años cafetería, se le hizo una reforma integral para convertirlo en el restaurante Algarabía, que abrió el pasado mes de marzo. El Recreo Chico desembarcará así en la calle Ancha con una cocina nueva y muy bien equipada, una sala lista para entrar y una terraza en esta concurrida vía peatonal del casco histórico. La idea, explica María, es cerrar en la calle San José tras la fiesta de Reyes y reabrir en Ancha a mediados de enero, si todo sale bien.

El negocio, una vez trasladado, conservará el nombre de Recreo Chico y también su carta, una oferta gastronómica a base de tapas clásicas -casi siempre con un toque innovador- que se completa con unos fuera de carta que siempre incluyen croquetas originales y pescado frito.

En este establecimiento son de barra. El Chamara tenía una grande, perpendicular a la entrada, que desapareció durante la obra de transformación en restaurante. Ese espacio lo ocupa hoy, en parte, un horno y unas vitrinas. Los planes de los propietarios de Recreo Chico para más adelante pasan por eliminar esa instalación y recuperar la barra.

Más información sobre este establecimiento, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome