El restaurante conileño presenta este corte de la boca de los túnidos a la brasa y acompañado de una salsa con un toque dulce

 

El sabor es tan profundo y la textura tan peculiar que el trozo de carne puede llegar a parecer incluso de ternera. El paladar es uno de los bocados más singulares del atún, es una zona de la boca del animal y es dificil de encontrar en los establecimientos.
En El Sopa, el cocinero Pepe Olmedo, coge los tacos de pescado y los hace a la brasa, como si fuera un trozo de carne de vacuno. Luego, a la hora de servirlo le ponen por encima una salsa mozarabe que preparan con dos vinos dulces un poco de Pedro Ximénez y un moscatel de Primitivo Collantes de Chiclana. Incluso la guarnición del plato, unas patatas asadas, son también habituales de los platos de carne.

El Sopa, un clásico del centro de Conil y que ha sido completamente remodelado, participa en la ruta del atún de este año con este plato. Además también sirven una parrillada de atún con la peculiaridad de que el pescado se hace delante del cliente. «Cortamos cuatro partes del atún en lonchas finas: tarantelo, ventresca, solomillo y corazón». Llevamos a la mesa un plato de barro caliente y el camaremo cuando llega el plato a la mesa pone sobre él el atún que se hace al momento.»

La parrillada la sirven por lo menos para dos personas y sale a 30 euros (es de 350 a 400 gramos de pescado). El plato del paladar de atún a la mozarabe lo tienen a 15.

Horarios, localización, teléfono y más datos del bar El Sopa, aquí.