Roberto Amillo, uno de los mayores coleccionistas de vinos y brandis de Jerez en España, abre en la localidad y junto a las bodegas riojanas Altanza una galería expositiva que presume de ser «la más grande del mundo dedicada a estos generosos».

Todo comenzó con una botella de brandy Almirante que Roberto Amillo recibió en 1979 como regalo de bodas del nieto del almirante Cervera y que permaneció durante años presidiendo la vitrina de su salón. Hacia el año 2000 y mientras contemplaba esta reliquia, Amillo decidió hacerse con su propia bodega para su casa de Logroño. Comenzó por las botellas de brandy, a las que le siguieron otras de vinos de Jerez y, posteriormente, dio paso a todo tipo de objetos relacionados con ellos. El día 4 de septiembre, veinte años y 17.000 artículos sobre el jerez después, el riojano Roberto Amillo ha inaugurado en Jerez de la Frontera su propio museo dedicado a estos vinos junto a bodegas Altanzas.

Las piezas del museo han sido seleccionadas entre las 17.000 que posee el coleccionista Roberto Amillo. Foto cedida por el propietario

Las piezas del museo han sido seleccionadas entre las 17.000 que posee el coleccionista Roberto Amillo. Foto cedida por el propietario

«Sabía que esta colección tenía un valor patrimonial y que era preciso darla a conocer», manifiesta Amillo que ha bautizado este espacio expositivo ubicado en la esquina de las calles Asta y Jardinillo como ‘Galería del Jerez’ y que presume de ser «la más grande del mundo dedicada a estos generosos». El museo, de 250 metros cuadrados y perteneciente a las bodegas Altanzas, recoge un total de 6.000 piezas vinculadas a los vinos y el brandy de Jerez «que han sido seleccionadas entre un total de 17.000 y que tienen detrás su propia historia, anécdota y dificultad de adquisición». Entre ellas, puede encontrarse desde bodegas a etiquetas pasando por documentos oficiales, dibujos originales, medallas, libros, carteles y hasta discos publicitarios.

Documentos oficiales, dibujos originales, libros, carteles y hasta discos publicitarios se dan cita en este espacio. Foto cedida por Roberto Amillo

Documentos oficiales, dibujos originales, libros, carteles y hasta discos publicitarios se dan cita en este espacio. Foto cedida por Roberto Amillo

Además, las instalaciones que acogen la Galería del Jerez también cuentan con su propia sacristía en la que la Bodegas Altanza y Amillo comercializan la colección Roberto Amillo de vinos de alta gama creados por el propio riojano. En esta línea, el coleccionista y la bodega no descartan criar vinos propios de manera conjunta.

Galería del Jerez también cuentan con su propia sacristía. Foto cedida por Roberto Amillo

Galería del Jerez también cuentan con su propia sacristía. Foto cedida por Roberto Amillo

La galería abrirá con cita previa, debido a las medidas de seguridad establecidas ante el COVID-19, y ofrecerá visitas de una hora que concluirán con una degustación de vino. Junto a la actividad propiamente museística, el espacio albergará también la experiencia ‘El jerez y los cinco sentidos’ consistente en una visita a la galería, una introducción al mundo de los vinos y una cata posterior, así como unas catas de vino con flamenco en la que se maridarán cócteles con distintos palos de esta disciplina artística. El museo también organiza actividades especializadas y personalizadas según la demanda del cliente.

El espacio pertenece a bodegas Altanza y se ubica entre las calles Asta y Jardinillo. Foto cedida por Roberto Amillo

El espacio pertenece a bodegas Altanza y se ubica entre las calles Asta y Jardinillo. Foto cedida por Roberto Amillo

Para reservar y visitar la Galería del Jerez, es preciso contactar previamente ya sea en el teléfono 644 79 39 15, el mail visitas@galeriadeljerez.com o bien directamente desde la web del museo.