El establecimiento, que ofrece rebanás de pan de la Venta El Soldao para desayunar y llevar, complementa la oferta de la marisquería, con la que comparte terraza.

 

La Nueva de San Francisco está funcionando desde el día 1 de diciembre. Se trata de un «multibar» abierto por los propietarios de la Marisquería de San Francisco, situada a tan sólo unos metros.

El establecimiento funciona a lo largo de todo el día (han empezado con un horario de 8:00 a 18:00 horas debido a las restricciones por la pandemia). Por ese motivo, comienzan con los desayunos, desde el de pulguita y café hasta la rebaná campera con su cafelito, jamón y zumo. La rebaná tiene denominación de origen: la de la Venta El Soldao. Además, la telera se puede comprar para llevar a 5 euros.

La vitrina de dulces. Fotos cedidas.

Para comer hay ensaladilla de gambas, papas alioli, tortilla con salsa de pimientos, sándwich con roquefort, panettis de pollo o verdura, dos tostas (de palometa y roquefort, y de cabracho, mayonesa y huevas de arenque) y cuatro tablas: de pimientos y melva, campera, de mojama y maruca y de mejillones. Además cuentan con un surtido de conservas y, a la hora de merendar, con tartas y dulces variados.

La fachada del establecimiento.

La cercanía con la marisquería hace que ambos locales colaboren entre sí: el más antiguo no tiene sala, pero cuenta con una terraza grande. El nuevo tiene sala, y apenas terraza. La idea es que los clientes de ambos sitios puedan utilizar a partir de ahora todos los espacios.

Más información sobre este establecimiento, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano