El establecimiento se llama Balcón de San Diego y se ubica en un antiguo cortijo.

 

El Mirador de San Diego de Algodonales se ha hecho con el restaurante del camping Pueblo Blanco de Olvera, que se ha abierto como el Balcón de San Diego.

Explica Diego Guerrero que ocupan las instalaciones de un antiguo cortijo, con una gran terraza ubicada en el patio, con capacidad para unas 150 personas, y un salón para otras cien, a lo que hay que añadir el espacio de la barra, que también cuenta con mesas altas. La amplitud del establecimiento hace que se puedan ofrecer celebraciones en él.

El salmón ahumado en base de tejas de calamar. Fotos cedidas

En lo gastronómico, la idea es seguir la senda abierta en Algodonales. El establecimiento funciona de 9 de la mañana a 8 de la tarde, por lo que habrá desayunos tradicionales. Diego Guerrero está al frente de las cocinas, donde se elaboran platos tradicionales de cocina mediterránea junto a estos más creativos. Bajo su dirección, se incorpora el cocinero José Manuel Sevillano, procedente de El Rosalejo.

No sólo hay platos; también se servirán tapas como el Bombón de queso de cabra payoya, la Torrija de hígado de pato o el Salmón ahumado en base de tejas de tinta de calamar con queso suave de cabra, entre otros.

Más información sobre este establecimiento aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano