María Lobato recupera el espíritu del famoso establecimiento donde trabajó durante los últimos 20 años en un local situado justo enfrente y con el nombre de María de Rebolo

 

El Bar Rebolo era un coqueto establecimiento situado en la calle Sevilla de Algeciras, que acaba de desaparecer: el dueño se jubila y el local no se vuelve alquilar, o al menos no para uso hostelero. Pero su espíritu -y sus cuadros, y hasta sus cortinas- no se perderán: María Lobato, que llevaba los últimos 20 años trabajando en el popular bar, perpetuará su legado.

El establecimiento lo fundaron a mediados del pasado siglo José Díaz González, conocido como Rebolo y que llegó a ser distinguido como algecireño de Pura Cepa, y Manolo Martinez García. El primero falleció, y Manolo siguió al frente del establecimiento junto a María Lobato. El establecimiento era un sitio con encanto, muy pequeño y acogedor, tan sólo una pequeña barra en la que se exponen los productos para el desayuno y las tapas. Las paredes estaban llenas de recuerdos y de adornos. Abrían de ocho a cuatro de la tarde, con unos desayunos en los que destacaba la pata (una pata de cerdo asado que se corta a lonchas) con manteca colorá. Para tapear, tostas o algunas tapas como la ensaladilla, la sangre en tomate, la sopa de tomate… Y así, la historia del Bar Rebolo continúo hasta el 5 de enero de 2023, cuando Manolo se jubiló. Días antes, el Ayuntamiento había instalado una placa en recuerdo de José Díaz.

María Lobato no se había resignado a que 45 años de historia se esfumaran, y ha logrado sobrellevar un gran obstáculo: la propiedad del local había decidido no volver a alquilar este espacio para uso hostelero. La solución la encontró en la acera de enfrente, en el local que ocupaba el sushi-bar Maki. Allí ha abierto el 19 de enero María de Rebolo.

El tapero, visto desde el interior. Fotos cedidas.

El establecimiento es más grande que el Rebolo original; nada más que la barra ocupa el doble de espacio, y aunque lo principal es la barra, hay un saloncito que se reserva para eventos. En el nuevo local, María ha creado un espacio dedicado a homenajear a su antecesor, con recuerdos como fotos, la imagen de la fachada y hasta las cortinas. Al igual que el Rebolo, el establecimiento ofrecerá desayunos y comidas. Seguirá fiel al legado gastronómico, con la pata con manteca, el lomo, la asadura o el jamón,  aunque habrá algunas cosas más como el chorizo en manteca, el lomo en manteca colorá, la sobrasada casera, la zurrapa de asadura… La oferta de tapeo también se preserva aunque añadiendo cosas nuevas como algunos platos de comida árabe (cuscus, tallín de limón o pastela) y además hay una plancha para elaborar montaditos de pollo, de lomo y hamburguesas.

Más información sobre María de Rebolo aquí. 

¿Quieres saber cómo era El Rebolo? Aparece en este vídeo de Desayunos Inolvidables en Algeciras:

…Y además

Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz