Una familia argentina, que vendió sus dos restaurantes para recorrer mundo en un autobús transformado -el «Tucu»- abre un negocio dedicado a las famosas empanadas argentinas.

 

Hace un par de años, Diego Percivaldi y Cecilia Oliver, junto a sus tres hijos, subían el primero de sus vídeos a YouTube.  Ese día estaban buscando vehículo, un vehículo muy especial: uno capaz de llevarles a recorrer toda Sudamérica. Y es que esta familia argentina decidió vender sus dos restaurantes para embarcarse en una gran aventura. Compraron un autobús, lo transformaron, e iniciaron un viaje que les llevó de país en país durante año y medio.

En las redes sociales dejaron el testimonio de su recorrido y de sus experiencias, que van desde explicaciones sobre cómo arreglaron el vehículo a visitas o a recetas… hasta con cocineros de los lugares que van recorriendo se animaron a subir a la caravana para explicar alguna receta. Puedes ver en Youtube o Instagram, donde tienen miles de seguidores.

Tras un año de recorrido por América, la idea era recorrer Europa y completar dos años sobre ruedas. Finalmente, las circunstancias económicas lo impidieron, y la familia cambió de planes: vendría a Europa, pero para quedarse a vivir en El Puerto. En el viaje conocieron a muchos españoles que les motivaron a venir al país. Y unos amigos suyos, que habían recorrido España antes, les habló de El Puerto como la ciudad ideal para vivir en un ambiente familiar y tranquilo. Así que el pasado verano, a tiempo para el inicio del curso escolar, llegaban a la provincia.

Y una vez aquí, decidieron abrir un negocio, concretamente una tienda de empanadas para llevar: La Empanadería Argentina. El nuevo local comenzó a funcionar el viernes 7 de mayo en la avenida de la Libertad, frente al supermercado de la rotonda.

Las empanadas -que también llegan a domicilio a través de Glovo y próximamente a través de un servicio propio- son totalmente elaboradas por ellos. Lo único que no hacen ellos mismos es la masa, que mandan a hacer especialmente porque aquí no encuentran una masa «ni parecida» a la que se emplea en las empanadas argentinas.

Diego elabora 16 tipos de empanadas, con doce sabores clásicos y cuatro premium. Los doce clásicos son de Carne, Espinaca y queso, Capresse (tomate, gouda y albahaca), Estilo gallega de atún, Pollo cremoso, Pollo al curry, Especial de cerdo, Calabaza asada y queso, de Jamón y queso, Queso azul y jamón york, Champiñón, queso y Jerez -una receta propia- y Chorizo serrano y queso).

Las premium son de Asado criollo (carne de ternera al horno con pimientos, ajo, cebolla, chimichurri…), Provolone y tomates secos (se deshidratan en el establecimiento), de Rabo de toro (la carne se hace al horno durante cuatro horas) y, por último, la propuesta del cocinero, que va cambiando cada dos semanas aproximadamente.

Además, tienen salsas para combinar y postres, también caseros: Alfajores de maicena, Tarta Tres Leches (se trata de un bizcocho humedecido con capas de leche condensada, nata montada y dulce de leche), Flan de vainilla y huevo, Cheesecake de dulce de leche y Tiramisú.

La familia está satisfecha por la acogida que han recibido en sus primeros días. Cecilia explica que a la gente «le han encantado nuestras empanadas, y ya algunos han vuelto para probar más sabores».

Tienes más información sobre este establecimiento aquí. 

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano