Ya se está tramitando el registro, que persigue regular la comercialización de estos crustáceos. El próximo año habrá una campaña de promoción.

 

Son los agustinitos o langostinos de estero, una versión talla mini del langostino debido al ambiente al lugar donde se cría, en las lagunas de las salinas de la Bahía de Cádiz. Uno de los municipios donde se captura, Chiclana, ha decido proteger este pequeño manjar con una marca propia: Langostinos de Chiclana.

La presentación de la iniciativa se ha hecho coincidiendo con la Semana Gastronómica del Pescado de Estero. El Ayuntamiento chiclanero pretende fomentar y mejorar la situación actual del sector empresarial, en colaboración con CTAQUA (Centro Tecnológico de Acuicultura de Andalucía) y la asociación de pequeños productores de la Bahía de Cádiz, y uno de los objetivos que se marcaron es la mejora de las condiciones de venta de la producción acuícola. Entre esta producción se identificó como «un producto característico y merecedor de una atención especial» a los langostinitos, por lo que «se ha decidido crear una marca con este nombre, que proteja, a la vez que promocione este producto».

El reglamento que regirá el uso de la marca Langostinos de Chiclana ya está redactado. El propietario de la marca y gestor de la misma será el Ayuntamiento de la localidad, y la especie afectada es la Melicertus kerathuru. Las instalaciones de cultivo que podrán acogerse a la marca colectiva deberán estar ubicadas en el término municipal chiclanero «y/o en todo el entorno de la región sur atlántica de la CCAA de Andalucía bajo las condiciones que se establece en la Ley 1/2002, de 4 de abril, de Ordenación, Fomento y Control de la Pesca Marítima, el marisqueo y la acuicultura marina».

En este reglamento se recogen las normas de obligado cumplimiento para el uso comercial de esta marca, haciendo especial referencia a la captura, distribución y comercialización del producto. «Todos coinciden (pescadores, productores y comercializadores), en la necesidad de su regularización, ya que con frecuencia se lleva a cabo su captura y venta sin control sanitario y sin la supervisión de los responsables municipales o provinciales de salud pública», explica el municipio.

Todo el producto tiene que pasar por un centro de expedición autorizado así cómo mantenerse vivo o con la cadena frio hasta la llegada al consumidor.

Actualmente se encuentra en trámite su inclusión en el registro de marcas, y en los próximos días está previsto que se apruebe el logotipo representativo. Una vez registrado, anuncia el Ayuntamiento, se diseñará un plan de promoción del producto para la siguiente campaña, en primavera y verano de 2022, que dará a conocer las características singulares a nivel organoléptico y gastronómico de este pequeño langostino de sabor ligeramente dulzón.

¿Quieres saber más sobre los langostinos de estero? Te dejamos por aquí estos enlaces:

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano

Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz