Dos hermanos sanluqueños han abierto una taberna cerca del Retiro donde no faltan las acedías o las puntillitas, y han empezado a organizar catas con firmas como Barbadillo o Delgado Zuleta.

 

Una imagen de los caballos corriendo por la playas de Sanlúcar en agosto de 2017 llena la pared. Fuera, en la terraza, unos clientes se terminan una ración de puntillitas, y dentro, Marta toma nota de la última reserva para la cata de vinos de Delgado Zuleta maridados con quesos gaditanos. Pese a lo que pueda parecer, no estamos en Bajo de Guía, ni en el Barrio Alto, ni en la plaza del Cabildo: estamos en Madrid, a tiro de piedra del parque El Retiro.

El Fortín es una taberna sanluqueña en pleno centro de Madrid. Es la iniciativa de dos hermanos, Marta y Jaime Quesada, que decidieron emprender un negocio juntos; ella llevaba ya años en el extranjero, en Escocia (de allí procede su madre), y ansiaba volver a España; él ya llevaba tiempo establecido en Madrid. La pandemia les dio «mucho tiempo para pensar» y pensaron en abrir una taberna que hiciera honor a su patria chica, Sanlúcar.

Comenzaron a trabajar en el proyecto en noviembre de 2020, cuando aún no sabían que Sanlúcar aspiraba a convertirse en Capital Gastronómica de España. El 1 de mayo de 2021 abrieron en el 16 de la calle Ibiza, una local pequeño, pero con una terraza acondicionada y con una buena ubicación de acceso al famoso parque madrileño. Todo el pescado que sirven es sanluqueño, y las carnes son andaluzas; más adelante, explica Marta, ampliarán la carta con más productos llegados de la desembocadura del Guadalquivir. Presumen de los vinos de la zona, y ya han empezado a hacer catas; la primera con Barbadillo, y la segunda con Delgado Zuleta. En ambos casos, el maridaje ha sido a base de quesos gaditanos.

El Fortín ha tenido muy buena acogida; no faltan los andaluces nostálgicos del pescaíto frito ni los que comentan que sólo faltaría, tras pedir la cuenta, salir y ver la playa y el coto.

El Fortín está en Ibiza, 16 y su teléfono es el 91573256. Tienen tapas y raciones, y buena parte de su carta está libre de gluten.

Madrid ya cuenta también con otra importante embajada sanluqueña la del cocinero José Calleja, que tiene Surtopía en la calle Núñez de Balboa y que es un sitio que ha conseguido meterse entre los locales de moda en la ciudad. Aquí más info

Los diez grandes méritos de Sanlúcar para ser capital española de la gastronomía

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz