El establecimiento, cerrado desde junio, volverá a la vida el 1 de octubre de la mano del hostelero olvereño Eduardo Pérez con una amplia oferta de cocina tradicional con guiños a la gastronomía de la zona.

 

Después de tres meses sin actividad debido al cierre del anterior propietario, el restaurante situado a la entrada de la vía verde de la Sierra desde Olvera volverá a la vida el próximo 1 de octubre. Y lo hará de la mano del empresario local Eduardo Pérez Palma quien se ha hecho también con el pequeño hotel rural anexo a estas instalaciones. Pérez Palma, propietario además del restaurante olvereño de fusión asiática el Corral de la Pacheca, ha anunciado que imprimirá un sello tradicional a la cocina de este establecimiento que ha bautizado como ‘Gastrobar La Estación’. «Apostaremos por platos típicos de la sierra, por el cuchareo de toda la vida, sin dejar de lado carnes y pescados», desvela el nuevo dueño del restaurante.

El establecimiento guarda su esencia y estilo rústico original. Foto cedida por el propietario

El establecimiento guarda su esencia y estilo rústico original. Foto cedida por el propietario

Por otra parte, las instalaciones del Gastrobar La Estación han sufrido en los últimos meses algunas reformas destinadas, según Pérez Palma, «a darle un toque más actual», aunque manteniendo el estilo rústico y clásico del establecimiento.

El restaurante cuenta con tres terrazas exteriores. Foto cedida por establecimiento

El restaurante cuenta con tres terrazas exteriores. Foto cedida por establecimiento

El nuevo gastrobar ofrecerá desayunos y almuerzos de martes a domingos tanto en su salón interior como en sus tres terrazas habilitadas. Los viernes y sábados también servirá cenas, mientras que los lunes permanecerá cerrado. Los clientes del hotel rural anexo podrán utilizar sus servicios, o bien decantarse por los del Corral de la Pacheca disfrutando de una serie de descuentos.

Más sobre el bar de la Vía Verde, aquí. 

Más sobre el Corral de la Pacheca, aquí.