La firma roteña celebra su décimo cumpleaños desde que el 10 de noviembre de 2011 abrió sus puertas al público. Actualmente producen quesos, embutidos, almendras y zumos, acogen visitas guiadas y celebraciones.

 

El Bucarito de Rota celebra su décimo cumpleaños mientras trabaja en su próximo producto: un queso con trufa, aún en fase de pruebas.

Así lo adelanta la firma en el balance que hace de sus diez años de andadura. El Bucarito, forma parte del Grupo La Rotta, una empresa familiar. Todo empezó, explican, por la apuesta por una raza de ganadería caprina, llamada florida, que les conquistó «por su excelente capacidad de producción y sus posibilidades de mejora», una ganadería de cerdo ibérico y unas tierras que se venían cultivando desde hace años.

Su ganadería caprina «recibe todos los cuidados de los ganaderos que están, día a día, al frente de esta explotación y es alimentada con el pasto de sus praderas y con los piensos que fabrican a partir de los cereales procedentes de sus campos. Estas tierras reciben la salinidad soplada por la brisa de la costa gaditana y le aporta a la leche, con la que elaboran sus quesos, un sabor único».

Los primeros quesos que elaboraron fueron los de pasta prensada, en leche cruda o pasteurizada y que tras varios meses de maduración, algunos de ellos, son recubiertos de romero, pimentón, salvado de trigo, manteca de cerdo o sumergidos en el vino de las tierras roteñas, Tintilla. A estos quesos le siguieron otros como el queso fresco, el cremoso, las cuajadas lácticas y caprichos lácteos como los yogures, batidos y la mantequilla de leche cruda que ha sido reconocida como producto innovador en el último Salón de Gourmets, celebrado en Madrid el pasado octubre. En 2014, lanzaron al mercado el primer queso azul de leche cruda de cabra en Andalucía. Un queso de gran formato que madura bajo un efecto cueva como lo hacen los quesos del norte y con el que quiso diferenciarse y abrirse hueco en el mercado nacional.

En esa misma línea, unos meses después, la quesería presentó el Fontanal, un queso estilo Gouda de pasta lavada, en piezas de 9 kilos, que llama la atención por su textura mantecosa pese a su maduración avanzada y en el 2018 lanza el queso Tomme que sin ser un queso elaborado en las montañas francesas ni ser de la mezcla de leche de vaca, oveja y cabra, reúne propiedades en su elaboración que se trasladan a la versión roteña de este queso típico francés. «Orgullosos del resultado de sus quesos artesanos, de los cuáles, algunos han sido reconocidos en certámenes nacionales e internacionales, El Bucarito ha conseguido llegar a muchos hogares españoles e incluso cruzar fronteras y seguirá apostando por una de sus máximas, la innovación, para ofrecer a sus clientes nuevas elaboraciones, como el queso con trufa, que verá la luz próximamente», explican.

No sólo elaboran quesos: de sus cerdos ibéricos obtienen espectaculares embutidos artesanos como el salchichón, chorizo, lomito, sobrasada o morcilla. Además, eespués de unos años del cuidado de sus plantaciones, recientemente certificadas como ecológicas, los almendros y granados dieron su fruto comercializando con ellas dos variedades de zumos de granada 100% naturales y las almendras que se venden a granel.

Pero a El Bucarito no sólo se puede ir a comprar: organizan de lunes a sábados visitas guiadas que comienzan con un desayuno completo para proseguir con un recorrido por sus instalaciones, la elaboración de un quesito, un taller de aves rapaces y una degustación de sus quesos y embutidos. Además, se puede pernoctar en la casa rural o realizar celebraciones en su salón y patio, con mesas de quesos y embutidos y los platos que presenta ConBocados catering, compañía del grupo empresarial.

Más información sobre El Bucarito, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz