A la iniciativa de crear dulces con las tortas de las monjas se han sumado Coconovo y el Cuartel del Mar.

 

Dos nuevos postres realizados con las tortas de almendras de las monjas Agustinas Recoletas vienen a sumarse a la iniciativa bautizada como Sor Chiclana: se trata por los elaborados por El Cuartel del Mar y Coconovo.

El primero, un establecimiento abierto el pasado año en un antiguo cuartel, ha presentado un Creme brulee de café con torta de las monjas y mermelada de kumkuat. «Este postre, cuya traducción literal del francés es crema quemada, consiste en una crema a base de leche, huevos, azúcar y vainilla», explican desde el establecimiento. En este caso, esta elaboración se acompaña con una mermelada elaborada con el pequeño cítrico, y con el ingrediente imprescindible en esta historia: la torta de las monjas. La autora de la receta es la cocinera Olga Fernández.

La propuesta del El Cuartel del Mar.

El Cuartel del Mar está ubicado junto a la playa y el segundo establecimiento en presentar su elaboración, en plena Barrosa: se trata del chiringuito Coconovo Beach. María Belén Sánchez Arévalo ha optado por un postre refrescante, cuyo aspecto emula a un coco. Su parte blanca está elaborada con mousse de coco, y la corteza con torta de las monjas y cacao. La base es la torta molida, y el toque final lo da un coulis de fresa con un toque de piña al malibú.

Sor Chiclana es una iniciativa organizada por Destino Chiclana y puesta en marcha por El Molino Tapas, que elabora dos postres con tortas de las monjas y animó a los demás establecimientos de la localidad a hacer sus propias versiones de dulces con este mismo ingrediente y a llamarlo Sor Chiclana. Además de Coconovo y El Cuartel del Mar, se han sumado a esta idea el restaurante del Club La Barrosa, La Medina de Tetuán, Restaurante Popeye, Marisquería Castilla, La Embajada y el Centro de Recursos Ambientales. Más información sobre la iniciativa aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano