Segunda parada en nuestro viaje por la Costa del Atún: Conil. Busca unos zapatos cómodos y prepárate para aflojarte el cinturón, que te va a apretar…

 

Conil es uno de los paraísos de la Costa del Atún. Es una de las ciudades de la provincia donde mejor se come y, además, en variado. Aquí se combina como en ningún otro sitio una huerta verdulera de lo más atractivo y unos productos marineros con muchos nombres propios: calamar de potera, bocinegro, borriquete, pez cochino, atún... y a todos se les puede aplicar esa técnica de cocina que da tantas alegrías el “vuelta y vuelta” en la parrilla. Recorremos Conil en doce horas. Ponte zapato cómodo y ganas de comer… que vas a disfrutar como un delfín dando saltos en medio del Atlántico.

10:00. Chiringuito El Roqueo: Desayuno a pie de ola

El chiringuito El Roqueo tiene unas estupendas vistas sobre la playa. Foto: Cosasdecome

El verbo desayunar se puede desarrollar en Conil de una forma muy original, a pocos metros de las olas, en la playa y en el chiringuito de El Roqueo. La oferta es variada, aunque nos quedamos con un poquito de pan recubierto con mantecas de la zona, que saben aún más “salvajes” al lado de las olas. Atención no abren hasta el 14 de mayo. Para los que quieran practicar el “desayuno de venta”, una de las actividades de lujo que se pueden hacer en Cádiz, apúntate esta dirección: Venta La Higuera. Los fines de semana tienen chicharrones recién hechos y pan cateto para acompañar la aventura. Tienen terraza agradable.

11:00. Paseo por la playa hasta el casco antiguo

La Chanca. Foto del Ayuntamiento.

Ya que hemos empezado en la playa, se puede aprovechar para darse un paseíto desde el chiringuito hasta el centro de Conil. Muy cerca de la playa está La Chanca, un complejo museístico en el que puedes conocer mucho sobre el pasado marinero de Conil y el tema del atún rojo de almadraba. Al lado, otra visita interesante, La Torre de Guzmán.

12:00. Visita al Mercado de Abastos y algunas tiendas de propina.

Ya que estamos en el casco antiguo de Conil, es buen momento para visitar su plaza de abastos. Es pequeña pero tiene muy buen género en lo que es el pescado. No te pierdas tampoco el puesto de frutas de Paco Vázquez. En el entorno también tres paradas interesantes para los sibaritas, las tiendas de Gadira, Petaca Chico y La Chanca donde puedes comprar atún, conservas y ahumados. Si te gusta lo que es el jamoncito atocinado, la tienda de Paco Ortega.

13:00 Un montadito de jamón

Las 13 horas deberían declararse como la hora mundial del jamón. A esa hora el mundo debería pararse y “jincarse” un poquito de ibérico de bellota con su mijita de pan y algo de beber. En El Colorao, una pedanía de Conil, está la Venta Estebana, un sitio de esos con su toque de sitio auténtico donde te ponen un magnifico jamón. Y ya que hemos hablado de vinos, si te apasiona este mundo puedes pegarte una escapadita a la bodega de Sancha Pérez. Está en un carril un poco apartado pero vale la pena la visita.

14:00 La hora de Los Hermanos

El verbo tapear también se ejerce y bien en Conil. Aquí nuestra recomendación se llama Bar Los Hermanos, situado en el casco antiguo. Se tapea bien y a buen precio con cositas de esas tradicionales como la ensaladilla, los pescaítos fritos, aliños. Atención al montadito de marrajo a la plancha. Si prefieres algo más sofisticado, Feduchy, que está justo al lado. Aquí puedes probar una cocina innovadora bastante interesante. Atento a las sugerencias del día.

15:00 Almuerzo en plan señor

Con tanto ajetreo es hora de sentarse a comer… pero como un señor, a mesa y mantel. Vamos a recomendar dos sitios de lo más interesantes para hacerlo. En El Colorao, te lo digo por si fuístes a tomarte el jamón a Estebana, para que no te vuelvas, está la Venta Melchor. El sitio es elegante, pero con un aire que recuerda a las antiguas ventas. Aquí la cocinera Petri Benítez combina los grandes clásicos de la zona con propuestas innovadoras. Escúchala y mejor que ella te ponga lo “del día”. Deja sitio para el postre. En la propia ciudad, cerca del mercado, está el Blanco y Verde. Su patio es perfecto para un almuerzo de esos relajantes. Aquí Antonia Moreno borda el guisoteo. Si eres carnívoro no te pierdas sus grandes bisteles hechos a la parrilla, otra de las especialidades de la casa. Si te gustan los sitios curiosos, apúntate estas dos direcciones que combinan pizzas artesanales con carnes a la parrilla: El Caserio y Mar y Monte.

16:00 Paseo por los pinares de Roche

Los pinares. Foto del Ayuntamiento.

Conil tiene un entorno paisajístico de lo más interesante. Una de las zonas más llamativas es Roche, un gran pinar. Existe un sendero para pasear que recorre los pinares, las calas o pequeñas playas situadas en la zona y que termina en nuestra próxima parada el puerto pesquero de la ciudad. Mejor que explicarte nosotros como llegar hasta el sendero, lo suyo es que visites la oficina de Turismo de Conil y allí te dan todos los detalles. Para los que quieran disfrutar de cosas originales la empresa Watermanschool.com (aquí su web) organiza excursiones en tablas de estas de surf por la costa conileña.

17:00 El puerto pesquero

Puerto pesquero. Foto del Ayuntamiento.

Con lo importante que es el mundo del pescado en Conil, hay que acercarse al sitio donde nace todo, a su puerto pesquero. A veces se puede asistir incluso a las subastas del pescado. Infórmate también en la oficina de Turismo pero, de todos modos, vale la pena simplemente ver el entorno. Junto a él hay un nuevo mirador que ha habilitado el Ayuntamiento y que permite ver unas imágenes de la zona de lo más atractivas.

18.00 La merienda a la conileña

Es la hora de merendar. Por el casco antiguo hay repartidas varias heladerías con terraza agradable, aunque nosotros te vamos a recomendar unos dulcesitos. Para disfrutarlos lo mejor es optar por Canela y Miel, una coqueta pastelería situada en un callejón del casco antiguo. La oferta es variada y variable ya que suelen cambiar bastante de especialidades. Si tienen no te pierdas el hojaldre de nata o los bizcochos. Si eres de esos que quieres probar el dulce típico de la localidad, apúntate esta dirección: Horno Nuestra Señora de Fátima. Tienen los roscos de Semana Santa, una especialidad conileña, durante todo el año, y apúntate otra especialidad… los trasplantes…mejor no te digo que son para así animarte a la visita.

19.00 Visita al casco antiguo

El casco urbano, desde el mar. La foto es del Patronato de Turismo de Diputación.

El casco antiguo de Conil es de esos sitios ideales para pasear. Te proponemos perderte por el centro y echar un vistazo a sus calles, sin rumbo fijo. Disfrutarás de un paisaje colorista de esos que relajan a media tarde. Consulta si está abierto el museo de Raíces Conileñas, un curioso espacio con cosas antiguas.

20.00 Atardecer en la playa de Castilnovo

Castilnovo. Foto del Ayuntamiento.

Si el tiempo acompaña antes de irse a cenar conviene visitar la playa de Castilnovo. Es un paseíto generoso pero vale la pena. Al final del paseo marítimo de Conil hay un puente de madera que cruza el río y a partir de ahí hay un sendero de unos dos kilómetros hasta llegar a la playa. El camino entre la playa y los campos es de lo más divertido y te puedes encontrar a más de una vaca pastando en los cercados. Verás también una torre en medio de la nada, es del siglo XVI que servía para defender a la ciudad y también para avistar a los atunes. La playa es de esas vírgenes y si te animas pues te puedes pegar un chapuzón antes de que anochezca.

21.00 Cena con vistas al mar

Vistas desde el comedor de El Roqueo. Foto: Cosasdecome

No se puede terminar el día sin mirar al mar de Conil. Te proponemos cuatro direcciones, todas con un punto en común, tienen el mar al lado. Apúntate estos nombres: bocinegro, atún, calamar de potera, puntillitas… Son restaurantes marineros, con una excelente materia prima y vistas a la playa. Francisco La Fontanilla, La Fontanilla, Feduchy Playa y El Roqueo, este con unas vistas impresionantes desde su comedor, son una buena opción para una cenita con un toque romántico. Acompáñala con jereces, que van muy bien con el pescado… no te vayas a pedir una Coca Cola, por tu madre.

Para dormir

Si estás cansado y decides quedarte a dormir te proponemos un pequeño hotel con encanto en el centro de la ciudad y que abrió hace poco tiempo, Antantié (web aquí).

Y además…

Pinchar para disfrutar de este chuletón