En El Resbalón de Medina ya están elaborando este plato, que llega cuando la hierba ya está seca.

 

Las cachuelas empiezan a elaborarse cuando la hierba deja de estar verde. Cuando los conejos comen pasto seco es cuando sus hígados están en el mejor momento para consumirlos, y en El Resbalón de Medina hacen acopio de una barbaridad de material para complacer a sus clientes.

Desde el establecimiento asidonense, Antonio Guerrero explica que ya es el único que elabora este plato en el municipio. El primer problema es que son trabajosos de hacer, porque hay que quitarle la hiel de uno en uno. Él compra entre 800 y 900, los prepara y guarda congeladas de dos en dos para alargar la temporada hasta bien entrado el otoño. Él hace las cachuelas a la plancha: primero las seca con la misma plancha (uno de los trucos para que el plato salga bien es que los hígados estén secos) y después añade aceite, sal, ajo y perejil. Las cachuelas se sirven con tomate o con patatas fritas.

Sí hay más sitios en la provincia donde se puede probar este plato: por ejemplo, en el bar Dorado de Puerto Real, donde las sirven a la plancha y entre dos panes, pero aún no han comenzado la temporada este año.

Más información sobre El Resbalón aquí. 

Más sobre el bar Dorado, aquí. 

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome