CBC, Come, Bebe y Calla, el nuevo establecimiento de la familia Vélez, los de El Balandro, ofrece pizzas, hamburguesas, comida mejicana o woks, pero con originales combinaciones y con ingredientes hechos por ellos mismos, nada de patatas congeladas y salsas de bote

 

El local tiene ciertos toques como de los que salen en las películas americanas. Un gran expositor de bebidas de rojo llamativo preside una de las paredes. La entrada a los cuartos de baño parece la de un restaurante chino, la barra está realizada con barriles de petróleo, pero pintados de llamativos colores. Del techo sale una boca y unos tentáculos de pulpo, como queriendo dar un tono divertido al comedor. Las lámparas que iluminan la estancia están realizadas con botellas de refrescos y también cuelgan de la pared algunas plantas.

CBC, Come, Bebe y Calla es la última apuesta del grupo Vélez, los de El Balandro. El nombre se les ocurrió en una reunión de trabajo. El local abrió el pasado jueves 11 de enero en la calle Fernández Ballesteros y es el sexto establecimiento que abren en la Bahía de Cádiz, aunque esta vez en un campo muy diferente al de resto de los locales, con una oferta centrada en la comida callejera, una evolución de lo que hace años se llamaba comida rápida, pero que ahora se viste con toques de calidad.

El local llama la atención. De nuevo ha sido Paco Vélez, uno de los hermanos que gerencian el grupo empresarial, el que se ha encargado de todo. Como suele ocurrir en sus creaciones, nada se parece a lo anterior. Al igual que la propuesta gastronómica, la decoración también mezcla diferentes culturas. Hay mesas de madera con sillas de diferentes estilos para sentarse. En medio del comedor dos mesas largas que pueden compartir diversos comensales aunque no se conozcan. Los productos se pueden consumir en el local pero también los preparan para llevar.

Los hermanos Vélez explican que la idea «es acercarnos a un público joven, que está muy interesado en este tipo de propuesta gastronómica, pero a la vez, intentar llegar a un público más mayor pero que gusta de estos productos siempre que tengan calidad».

La carta, amplia, llama la atención por su originaliadad. Hay ensaladas, pizzas, woks (salteados al estilo oriental) o hamburguesas pero todo con un guiño «Vélez», con combinaciones originales y con la filosofía de todo «hecho en casa». Así la masa de las pizzas está realizada por ellos mismos y también se recurre a la elaboración propia para las salsas que acompañan a los platos. Las patatas no son congeladas, sino que se preparan en el mismo local y luego se aderezan con un combinado de especias, es lo que se denomina patatas «Cajún», una fórmula importada de Estados Unidos.

Imagen del comedor del establecimiento. Foto: Cosasdecome

Imagen del comedor del establecimiento. En primer plano una de las lámparas realizadas con botellas de refrescos. Foto: Cosasdecome

La carta se abre con una selección de ensaladas. Está la César (9 euros para dos personas) realizada con tiras de pollo crujiente cocinado con curry rojo o una salsa tártara casera o una condimentada con salsa Kimchy, también de elaboración casera. La Kimchy, un producto ahora de moda, es una salsa de origen coreano realizada con vegetales y especias.

Para picar también se puede optar por unas masas de pizza condimentadas con salsa casera de ajo (3,50) o unos nachos (tortitas de maiz) que, además de la forma habitual, con carne picada y queso por encima, se pueden tomar con guacamole casero, una crema agria de lima y mozarella (7,50 euros).

No faltan tampoco las típicas patatas fritas condimentadas con tres salsas a elegir (3,50) o las alitas de pollo que se pueden condimentar con salsas como cítricos, o una de inspiración japonesa.

También se ofrece a los comensales decidir los ingredientes del wok que deseen tomar. Pueden elegir entre ponerle arroz o noodles (fideos japoneses) y luego, a la mezcla de verduras (brocoli, pimiento, zanahoria y col) añadirle pollo confitado, cerdo o tiras de pollo crujiente. También se puede elegir una salsa para condimentar (sake -licor japonés- , soja y ajo, de miel y soja u otra con curry). El precio es de 8,10 la ración.

Hay también tacos mejicanos, sandwiches de pollo  o costillas de cerdo hechas a baja temperatura (9,50 euros).

Uno de los apartados estrella de la carta son las hamburguesas. Todas están elaboradas por la familia Vélez y se acompañan con un pan especial, muy alejado de los «Bimbo» que ponen las multinacionales del sector. Se ofrecen desde una hamburguesa de pollo condimentada con mayonesa de coco  a una de chocos que lleva dentro del pan también salsa alioli y pimiento rojo (7,70 euros).

Todas las hamburguesas se acompañan con patatas fritas y una salsa para mojar.

Llama la atención el apartado de hamburguesas de ternera (entre 6,20 y 7 euros) en las que se proponen carne aderezada con salsa kimchy, bacon y lechuga o una con jamón ibérico, queso, pimiento frito y cebolla, en un guiño hamburguesero al serranito. Se ofrece incluso la posibilidad de preparar la hamburguesa con la condimentación que desee el cliente.

La terraza de Come, bebe y calla. Foto: Cosasdecome

La terraza de Come, bebe y calla. Foto: Cosasdecome

El apartado más original sin duda alguna es el de las pizzas. Su precio oscila entre los 7 y los 11.50 euros, dependiendo de los ingredientes. Hay 18 variedades. Los Vélez ya tuvieron un establecimiento dedicado a ellas en la avenida, hace 26 años. Ahora la propuesta es mucho más atrevida. Además de las propuestas tradicionales como la barbacoa o la tex mex, hay pizzas que se alejan bastante de los habitual.

La masa la elaboran ellos mismos, al igual que el tomate frito con el que se cubren. De todos modos no todas llevan tomate. Hay una, por ejemplo, bautizada con el nombre de inglesa, que lleva por encima mantequilla, jamón york, mozzarella y un segundo tipo de queso. Hay también una de lomo ibérico con salsa a la pimienta y mozzarella y otra de «curry rojo» que lleva el tomate casero, pollo crujiente con curry rojo, cebolla, pimiento y mozzarella. Llama también la atención una de tomate seco con queso de cabra y a la que, una vez horneada, se le añade rúcula y jamón ibérico por encima.

Hay otra con berenjenas y jamón ibérico y una con queso Fetta y salsa pesto.

En los postres, todos a 4 euros, también se opta por propuestas muy conocidas en este tipo de establecimientos aunque con su toque personal. Hay brownie de chocolate, flan de galletas, tarta de zanahoria y queso, tarta de queso al estilo de Nueva York o unos tarros de mascarpone.

Horarios, localización, teléfono y más datos de CBC, come, bebe y calla, aquí

¿Quiere conocer todos los establecimientos del grupo Vélez? Pinche sobre el nombre de cada uno de ellos para conocerlos al detalle:

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome