Los costaleros del paso de los Dolores consiguen movilizar a cerca de una veintena de hosteleros y a 130 voluntarios en una iniciativa para llevar comida y productos básico a los mayores de Jerez.

 

Costaleros por nuestros mayores es la iniciativa solidaria de la cuadrilla del paso de los Dolores de la hermandad de las Tres Caídas de Jerez que persigue resolver uno de los mayores problemas del confinamiento: obtener alimentos y productos de limpieza básicos para las personas mayores, o para aquellas a las que ya resulta difícil conseguirlos en circunstancias normales. El que vive de coger tagarninas, o de la chatarra, al día, y que ahora ha perdido un precario medio de vida.

La iniciativa ha tenido una respuesta inmediata de la sociedad jerezana, empezando por la hostelería: una veintena de hosteleros están cocinando en sus casas para ayudar a estas personas y hay 130 voluntarios que hacen llegar los alimentos a unas 80 personas, una cifra que en breve aumentará con la asistencia a las personas sin hogar, explica Tomás Samapalo, capataz del paso e impulsor de esta iniciativa.

«El gran secreto de esta historia es buscar mucha gente que haga pequeñas aportaciones, no héroes individuales que hagan un gran esfuerzo», explica. Con esta filosofía han conseguido que vayan fluyendo las donaciones necesarias (productos para cocinar -no vale si ya están cocinados- y productos de limpieza e higiene personal) a través del teléfono 686519507. También han implicado a 130 voluntarios, que reciben formación sobre todas las medidas que deben seguir en materia de seguridad y prevención del contagio. La iniciativa cuenta con asesoramiento y control médico, destaca Sampalo. Se mueven por la ciudad gracias a unos salvoconductos reconocidos por la policía local y nacional, y llevan al cocinero al que le toque ese día los ingredientes donados.

Y es que ya se acerca a la veintena el número de establecimientos se van turnando para cocinar. De momento, se han sumado a la iniciativa cocineros de La Carboná, Gemelas al Jerez, Hermanos Carrasco, Hermanos Grimaldi, El Buen Comer, La Bodega Jerezana, Albores, Pastelería Berlín, Pastelería Arenal, Tuétano, AQ35, Ultimatún, El Tabankino, Nuevos Olivares, González Byass, LU Cocina y Alma, Restaurante Ábaco y Cuchara de Palo.

Después, los voluntarios se encargan de distribuir la comida en envases desechables. Llegan a la treintena de personas que les ha indicado Cáritas, a los que se suman unas cincuenta más que han solicitado el servicio, y las personas sin hogar a las que se asistirá a través de un acuerdo con el Ayuntamiento jerezano. Costaleros por nuestros mayores realizará una base de datos con los asistidos, que quedará a disposición de Cáritas para que pueda realizar un seguimiento.

Para colaborar con esta iniciativa, que requiere de ingredientes para las comidas, así como productos de higiene personal y de droguería, para presentarse voluntario o para solicitar ayuda, hay que escribir un WhatsApp al teléfono 686519507.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome