Un sólo establecimiento en Jerez, Casa Álvarez, ha despachado una tonelada de gasterópodos en cinco días. En Cádiz, el bar Los Caracoles ha parado de coger encargos una semana porque no da abasto ante la fuerte demanda del servicio a domicilio

 

En Casa Álvarez tienen controladísimo el camión fletado por Caracoles Medina procedente de Marruecos. «Está en Algeciras, llegará a las 4 de la tarde», explica. Y eso que a él todavía le quedan caracoles. En otros sitios, esperan ese mismo envío como agua de mayo porque están a punto de quedarse sin material gasterópodo para saciar una demanda que este año es «una auténtica locura».

La temporada este año ha comenzado más tarde debido al confinamiento, y con mucha incertidumbre; no se sabía si iba a merecer la pena traer los caracoles desde Marruecos, ante la duda de si se vendería una mercancía que se consume casi exclusivamente en bares, ya que estos están cerrados. Pero al final, los establecimientos más caracoleros, la mayoría de las veces a petición de sus clientes, decidieron instaurar el servicio a domicilio caracolero… y entonces, se desató la locura.

En Casa Álvarez, uno de los primeros en empezar a repartir, ha vendido una tonelada de caracoles en 5 días. Cuenta con seis trabajadores repartiendo que «no dan abasto». «Estamos al máximo. Los teléfonos no paran de sonar las 24 horas». Además de caracoles, vende unos chicharrones que tampoco le van a la zaga: este fin de semana va a vender media tonelada más.

En El Mirador, también en Jerez, también tienen muy controlado ese camión, que tienen que superar más controles que nunca para llegar a su destino: tras vender 600 kilos de caracoles, esta tarde el envío les va a llegar a lo justo, explican. Señalan que cada día están vendiendo unos 200 kilos.

En Los Caracoles de Cádiz venden un centenar de tarrinas diarias, explica Ramón Misea. Tras la avalancha de encargos recibidos, que les obligó incluso a habilitar un segundo teléfono de recepción de pedidos, anunciaron en sus redes sociales que ya no pueden asumir más encargos durante una semana debido a la «alta demanda»: «no podemos coger más pedidos hasta el viernes 30 de abril», explican. Y es que nada más abrir las líneas para pedidos, habían cerrado todos los repartos posibles para el primer día, el jueves 23… y el rimo no decreció, ni mucho menos. Pese a que los encargos son muchos, no llegan ni con mucho a la venta que había con el bar abierto, indica el propietario.

También han cerrado líneas en Niño Puerto de Chiclana, pero por un motivo muy diferente: según explican en redes sociales, la policía paró a un repartidor y le dijo que no podía llevar caracoles al no tratarse de un artículo de primera necesidad. No conseguimos contactar con ellos, pero sí con el Ayuntamiento de la localidad, que explica que la situación se ha solucionado y que sí que se pueden repartir a domicilio caracoles en Chiclana. Ya se le ha comunicado al establecimiento.

Con mostrador en la puerta

Alfonso García-Mayor, del Bodegón Andalucía, le ha dado muchas vueltas a si ponía o no caracoles este año. Significaba suspender el ERTE y asumir de nuevo todos los pagos con el bar cerrado. Pero al final se ha decidido porque los clientes no dejaban de pedírselo. El servicio comenzará el lunes, las líneas abrieron ayer, jueves 23 de abril… y en pocas horas habían vendido 150 tarrinas. Calcula que llegará a las 300 tarrinas diarias. Además, planea poner un mostrador para atender a los vecinos de la zona -sólo los de la zona, recalca, porque hay que evitar desplazamientos innecesarios- para despachar más tarrinas.

Le ha costado decidirse, pero se alegra al ver la reacción de la gente, y no sólo por las ventas: parece que en las circunstancias actuales, los caracoles se han convertido en una especie de «antidepresivo» que ayuda a recordar los buenos tiempos de terrazas abiertas. Cuenta que hay gente que ha «llorado de alegría» cuando anunció que este año habría caracoles. Aunque fueran confinados. El establecimiento también está registrando muchos pedidos hasta el punto de que está ya «dando números» para el próximo martes, al estar los días anteriores ya completos.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano