El establecimiento gana más espacio para sus clientes gracias a la reforma de su salón interior y renueva su carta de cara al invierno.

 

Casa Miguel de San Fernando ha renovado su salón interior, al que han dado un aspecto más marinero. Pero más allá de lo decorativo, la reforma tiene dos ventajas: más espacio para los clientes (pasa de unos 70 a un centenar) y que le han dotado de una barra.

El nuevo aspecto del salón. Fotos cedidas.

Hacía unos veinte años que no se cambiaba el aspecto de este salón, y la reinauguración ha venido acompañada, según explica Juan López, por un cambio de carta. Son los cocineros Antonio López y Antonio Jesús León los que han desarrollado estas novedades.

Una de las novedades es la barra.

La idea es introducir platos nuevos que hagan la carta más invernal, con guisos como el menudo, la carrillada o la carne al toro, además de rabo de toro los fines de semana. Destaca también una ensalada caliente, de champiñones, langostinos, pimientos del piquillo y huevo, y platos en los que el jabalí y el venado son los protagonistas. La novedad de este año es la presa ibérica que sirven marcada a la parrilla.

Detalles de la decoración.

El establecimiento tiene un apartado dedicado a las algas: queso de cabra con algas marinas ecológicas, tortillitas de camarones con especias de algas, revuelto de salicornia con caviar de erizos, tosta de bacalao ahumado con salmorejo y ogonori, y brochetín de gambón con aonori.

En el salón sirven medias raciones y raciones, y en la barra se pueden probar estas mismas recetas en formato de tapa. La próxima primavera, la carta volverá a cambiar para dar su sitio a pescaítos fritos y aliños.

Más información sobre este establecimiento, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome