Mili Cordero pone en marcha en Cádiz un establecimiento dedicado a la carne de cerdo a baja temperatura, la denominada pulled, con una receta que aprendió en América hace 20 años.

 

Mucho antes de que la pulled, la carne de cerdo cocinada a baja temperatura y desmigada, empezara a ponerse de moda en las hamburgueserías de la provincia, Mili ya realizaba en casa su propia receta. Una receta genuinamente americana, aprendida en Estados Unidos, donde vivió un par de años hace dos décadas.

Mili Cordero ha continuado con las amistades que hizo en América, y también ha seguido elaborando esta receta, que gustaba mucho a familiares y amigos. Así es que, cuando decidió montar algo propio (ha trabajado en la hostelería, aunque por cuenta ajena), se decidió por un establecimiento especializado en este tipo de carne, el primero de la provincia. Se trata de un negocio de comida para llevar con servicio a domicilio, que también cuenta con una mesita para quien quiera probar los pulled allí mismo.

Mili, frente al establecimiento. Fotos cedidas.

En el Pulled Street Food Takeaway, situado en el barrio de La Laguna de la capital gaditana, elaboran diariamente el pulled con carne de aguja de cerdo, que se cocina durante entre seis y ocho horas en crock pot (un aparato para cocinar a baja temperatura) y se adereza con especias. También elaboran pollo. La carne se sirve en unos bocadillos donde se combina con diversos ingredientes, aunque hay uno que siempre se repite: el pan artesanal. La familia de Mili tiene la panadería portuense Dolores, que elabora el pan artesanal con el que se realizan estos bocadillos. «Les da una calidad increible», asegura. Y es que en EEUU se suele utilizar el pan  de las hamburguesas.

Hay siete salsas diferentes, verduras frescas para los bocadillos y hasta un pulled vegano, cuyo principal ingrediente es el hummus de garbanzo que también se elabora en el establecimiento. Además de estos bocadillos, sirven nachos, panes de ajo y postres. Además, desde hace un par de semana están probando a ver qué aceptación tienen los desayunos para llevar.

El negocio comenzó a funcionar el pasado verano, y de momento Mili está contenta con los resultados: el servicio a domicilio funciona bien -de un repartidor han pasado a tres-, y los clientes repiten.

Más información sobre este establecimiento aquí.