Al frente de los fogones estará Santiago González, antes cocinero en La Azotea de Sevilla.

 

Bota Punta Taberna abrirá el jueves 10 de junio en el número 7 de la calle Banda Playa, donde estaba Chester. Daniel Jiménez y Santiago González son los nombres propios tras este proyecto. Se conocieron trabajando en La Azotea, en Sevilla, y decidieron montar algo juntos, y ahora están ultimando los detalles para conseguirlo.

Jiménez explica que están terminando de preparar el local, que cuenta con terraza, una sala con mesas bajas y tres mesas altas acopladas a la barra. Tendrán una carta que cambiará cuatro veces al año y que se nutrirá de las sugerencias marcadas por los productos frescos del Mercado de Abastos sanluqueño. Para acompañar, muchos vinos de Sanlúcar y Jerez (y también de otros puntos) y mucho copeo.

Jiménez destaca la importancia de que todos los comensales coman igual y se vayan satisfechos, y explica que adaptarán su oferta a los comensales como si se tratara de un «menú personalizado al momento, una oferta adaptada al cliente». Contarán también con platos para vegetarianos. Al frente de la sala, Daniel Jiménez quiere crear «una atmósfera acogedora, atenta, con una gran comunicación con el equipo que hace sentir cómodo al comensal»

González será el responsable de dar forma a esta oferta. Estudió cocina en la Escuela de Hostelería de Sanlúcar de Barrameda, El Picacho. Su primera cocina fue Casa Bigote y trabajó en Madrid en hoteles de 5 estrellas como Intercontinental y restaurantes como El Xaflán, con una estrella Michelin, donde pasó sus últimos años en la capital. También ha trabajado en Málaga, Cuenca e Islas Canarias.

El cocinero destaca el trabajo con productos de kilómetro cero, algo que facilita la calidad de los productos sanluqueños. Parte de una base tradicional para jugar, explica, con unos emplatados y combinaciones contemporáneas. El González apuesta por «recuperar la cocina de sofrito. El sofrito y el caldo son la base de todo, ahí es donde está la profundidad de un plato». Anuncia que entre el 80 y el 90 por ciento de la carta la ocupará el pescado -incluyendo el pescado de descarte reivindicado por cocineros como Ángel León-, mientras que la carne se quedará entre el 10 y el 20 por ciento. Así, tendrán presencia pescados «espectaculares» pero poco frecuentes en bares y restaurantes, como las pintarrojas, de la misma familia que el cazón.

El cocinero habla de platos como el Mole poblano con cerdo ibérico, unas Ortiguillas fritas en salsa de callos, Menudo de chocos, Ajoblanco de coco con tartar de gambas, Tacos crujientes con atún rojo y mojo de aguacate, Tallarín de choco con carbonara ibérica y champiñón laminado en crudo, Tomates aliñados con base de salmorejo, Arroz cremoso marinero con colas de gamba crudas, patatas fritas y alioli de yuzu y amontillado, Risotto de calabaza con magret de pato y pipas de calabaza fritas, Cazón frito con asadillo de pimiento manchego y espuma de adobo, Ensalada de aguacate, mango y edamame con vinagreta de miel y hierbas aromáticas, acabadas con un corazón de atún rallado por encima…  Algunas son recetas familiares del cocinero, como las croquetas de puchero de su padre.

Ya aceptan reservas. Esta es su web (aquí el enlace), el correo es holabotapunta@gmail.com y el teléfono el 601652715.

¿Quieres saber dónde comer en Sanlúcar? Tienes la guía gastronómica aquí. 

Pinchar para disfrutar de este chuletón