El establecimiento ofrece arroces a la llauna, que se terminan de elaborar en horno de carbón, además de una treintena de tapas y más especialidades.

 

Son arroces que se hacen en una bandeja rectangular y que tienen la gran ventaja de ser de formato individual… y diferentes a los que se sirven en otros establecimientos. Ese es el principal reclamo de Arrox de Jerez, aunque no el único: el establecimiento cuenta, además de estos arroces, con otras especialidades, sugerencias del día y una amplia oferta de tapas.

Tras este establecimiento está David Armario, un cocinero jerezano formado en la Escuela de Hostelería y muchos años de experiencia en diferentes establecimientos. Este tipo de arroces, «a la llauna», son tradicionales en la zona de Alicante, y posteriormente han dado el salto a la alta cocina. A Armario, la técnica le llegó a través su admirado cocinero Quique Dacosta. Él, explica, ha desarrollado a partir de esta idea su propio método de trabajo para hacer unos arroces distintos, que pasan por la cocina y por el horno de carbón antes de llegar a la mesa.

Arroz con coquelet. Fotos cedidas.

En carta tiene ahora mismo seis tipos de arroces diferentes, un número que se incrementa con sugerencias del día que varían en función de los productos de temporada, como las setas ahora en otoño. Los que están en carta son Arroz con carabinero y emulsión de su cabeza (en la imagen de arriba del todo); de zamburiñas con crema de gambas al ajillo; negro con pulpo y alioli de cítricos; de carrillá ibérica napada con demi-glace de tomillo; con costilla de ternera cocina a baja temperatura, y con pollo coquelet con limón. Los clientes los piden prácticamente por igual, explica, pero el negro y el de costilla a baja temperatura se han convertido ya en imprescindibles.

La ensaladilla. Imagen cedida.

El formato permite que se acaben las discusiones sobre qué arroz se pide: cada uno el que prefiera. También hay quienes piden varios diferentes y los comparten para poder probar, o los grupos que optan por pedir algún arroz y unas cuantas tapas para arroparlo. Y es que la oferta de este establecimiento no se queda sólo en los arroces, sino que abarca también una treintena de tapas y otras especialidades… que se complementan con las propuestas fuera de carta.

Aunque su cocina es tradicional con toques internacionales, no renuncia a algunas recetas de siempre. De hecho, a la que más cariño le tiene es a una carrillada, hasta el punto que la sirve en formato tapas, en forma de croquetas y también en arroz.

Falafel. Imagen cedida.

El establecimiento también cuenta con desayunos. Son más bien de corte tradicional, y ellos mismos elaboran las mantecas de chicharrones, jamón… que conviven con propuestas veganas y saludables, como el paté de remolacha.

Más información sobre este establecimiento, aquí. 

…Y además

Pinche aquí para saber más.
Pulsa aquí para suscribirte a Cosasdecome Cádiz