La entrada de un nuevo cocinero, José Antonio Iglesias, ha cambiado de arriba abajo la oferta del establecimiento, que hasta ahora estaba especializado en la gastronomía gallega.

 

La llegada de José Antonio Iglesias a la cocina del Arco de Plocia ha marcado un antes y un después en el establecimiento. Este pequeño local situado en la calle gaditana que le da nombre es de los mismos propietarios que la popular La Bodeguita de Plocia, y desde su apertura en primavera de 2018 estaba especializado en gastronomía gallega. A partir del 15 de julio, su oferta será la propia de un gastrobar.

Jose Antonio Iglesias, en El Arco. Foto de Cosasdecomé.

Jose Antonio Iglesias, en El Arco. Foto de Cosasdecomé.

Iglesias, formado en la sevillana Taberna del Alabardero, ha trabajado en establecimientos como El Espejo de Sanlúcar, La Garnacha de La Herradura en Chiclana o De Javier Tapería en San Fernando. Hace un mes desembarcó en la calle Plocia, y ahora estrena la carta que da la vuelta a lo que hasta ahora había venido siendo El Arco.

La carta empieza con platos fríos como la Ensalada de mozzarella, queso feta, tomate cherry, cebolla frita y yogur; la Ensalada de pollo, jamón y gazpacho o el Tartar de tomate y caballa de la recién recuperada conservera Paquiqui (más datos aquí).

Ensaladilla de gambones y lechuga de mar.

Ensaladilla de gambones y lechuga de mar. Todas las imágenes han sido cedidas por el establecimiento.

Iglesias explica que le gusta jugar con una base tradicional, aunque dando un giro a las recetas. También utilizar productos de la zona, como las algas suministradas por Suralgas y presentes en la Ensaladilla de gambón y lechuga de mar o en el queso de algas.

El resto de los fríos son el Salmorejo de la casa, el Paté de mejillón y su piriñaca, Tartar de salmón y sandía, el Tataki y atún rojo, gazpacho de tomates verdes y wakame (uno de los que mejor acogida ha tenido durante el estreno de la carta, y que se puede ver en la imagen de arriba del todo) y el Ajoblanco de coco y tartar de gambas.

Pluma iberica con Ras Al Hanout

Pluma iberica con Ras Al Hanout

Los platos calientes comienzan con unas Croquetas caseras que van cambiado cada día: pueden ser de gambón al ajillo, de pulpo, de mejillones y langostinos… También hay Patatas bravas y un Atún encebollado diferente: ventresca a la plancha sobre una cama de cebolla, con una crema de cebolla y una reducción de amontillado.

La versión de la casa del atún encebollado.

La versión de la casa del atún encebollado.

La propuesta sigue con un Falso risotto de pollo, setas y pistachos, un Pulpo con patata violeta, aceite de pimiento choricero y kimchee, Albóndiga de pescado de roca en salsa de puerro y piñones, Milhojas de berenjena, calabacín y queso de cabra, Bacalao frito con pisto, Merluza con Velouté de mar, Huevas de choco con crema de erizo, Pluma Ibérica, cous cous y Ras Al Hanout, Solomillo de cerdo trufado y crujiente de retinto (un guiso desmenuzado, que sirve como relleno de pasta brie).

Huevos de choco con crema de erizo

Huevos de choco con crema de erizo

En postres, Piña Colada -un tartar de piña con reducción de mangaroca, coco crujiente y helado-, Bizcocho de chocolate blanco y cítricos y Mousse de chocolate, pistachos y Peta Zetas.

Mousse de chocolate con peta zetas y pistacho

Mousse de chocolate con peta zetas y pistacho

Todos los platos son en formato de media ración, para compartir. Además de los que figuran en carta, habrá sugerencias basadas en los productos de temporada y pescados frescos del día que se pueden ver en la vitrina que preside la barra del establecimiento.

De la antigua carta sólo ha quedado un plato, el cachopo, aunque sus dimensiones se han reducido para que esté acorde con la del resto de la oferta. Ahora, se llama el cachopín.

Más información sobre el establecimiento aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano