Fieles a su estilo, convierten la sopa marroquí harira en una sopa que ‘cuece’ el atún crudo, elaboran una caballa en papillote envolviéndola en patata…

 

El viernes 14 de mayo por la noche volverá a abrir sus puertas Alboronía de Jerez, que estaba cerrado debido a las restricciones pandémicas desde el pasado mes de enero.

El establecimiento, explica Víctor Marín, comenzará abriendo los fines de semana (los viernes por la noche, los sábados para almuerzos y cenas y los domingos para almuerzos) e irá aumentando el horario en función de la respuesta de los clientes. Unos clientes que tendrán tarea si quieren probar todas las novedades que se han incorporado a la carta.

Alboronía se caracteriza por realizar una cocina muy original, una mezcla de platos árabes con toques andaluces. Los nuevos platos siguen en esta misma línea, y Víctor adelanta cómo serán tres de ellos.

El establecimiento elaborará dos platos con atún rojo de almadraba suministrado por Petaca Chico. Harán, por un lado, un Hot Dog marroquí en el que la carne será el atún, llevará cebolla frita y dos salsas: harissa y mayonesa con yogurt.

En el otro plato, el atún se sirve en crudo, sin maridar ni nada. Pero, a la hora de servir, se le echa la sopa marroquí harira -convertida en una salsa y muy caliente- por encima, para que el pescado se haga gracias a ese calor.

Otro de los platos nuevos es una caballa rellena de ajo almirez (una especie de ajo blanco muy espeso) y puerro asado. Se hornea recubierto por una patata muy fina que actúa como el envoltorio de la cocción al papillote. Además, esta patata acaba quedando muy crujiente, explican desde Alboronía. Este es el plato que se ve en la imagen superior, que ha sido cedida por el establecimiento.

¿Quieres saber cómo se come en este establecimiento jerezano? La respuesta, aquí.

Dirección, teléfono y más datos sobre Alboronía, aquí.

Pinchar para disfrutar del chuletón de buey gaditano