La panadería Algar Sánchez tiene a la venta la masa lista para freír, hecha con la misma masa madre con la que elaboran el pan.

 

Es la «masa de toda la vida», una masa que lleva los mismos ingredientes del pan pero no que se hornea, sino que se fríe. En el aceite, esta masa se hincha, y la costumbre es tomar las tortas resultantes para desayunar. Lo más típico es tomar estas masas fritas cuando empieza a hacer fresquito.

Lo explica Rafael Sánchez, propietario de la Panadería Sánchez Algar. En este establecimiento venden la masa lista para freír, que se vende al peso: a 1,80 euros el kilo y a 1,20 el medio. En la fórmula no falta la masa madre con la que elaboran el pan cada día desde hace años y años, y así, «tal como sale el pan de bueno sale la masa».

Explica que, una vez en el aceite, la masa que venden en el establecimiento «levanta bien» y se hincha, y así, las tortas de masa están «buenísimas».

Y además…