Los Terrajos, a 850 metros sobre el nivel del mar, es una de las zonas de cultivo de uva más altas de la provincia. De allí nace el primer vino de la localidad serrana, de la que se han elaborado 700 botellas.

 

Grazalema tiene su propio vino, un blanco llamado Terrajo y nacido de la uva que crece en el que seguramente será el viñedo más alto de la provincia.

En la localidad es tradición tener pequeñas parcelas con uvas autóctonas de la Sierra como Beba, Rey o Perruno, usadas habitualmente como uva de mesa para consumo propio, en parte debido que las características climáticas de la zona hacen que la recolección sea muy tardía, normalmente a mitad de octubre. Así empezó viña Blas, que es el origen del vino, una pequeña parcela con pocas variedades autóctonas, a una altura de 850 metros, en la zona conocida como los Terrajos. Probablemente, esta sea la zona de cultivo de uva más alta de la provincia de Cádiz.

Hace aproximadamente dos años el empresario grazalemeño Ángel Luis Gutiérrez Nieto se propuso elaborar un vino de calidad con esas uvas autóctonas, por lo que empezó poco a poco a ir extendiendo la parcela de su familia y adquiriendo pequeñas parcelas anexas también de cepas muy viejas. Para la elaboración ha contado con Alejandro Cobos, Enólogo de Productos Majuelo S.L., Cooperativa Albarizas de Trebujena, Fine Tempo y colaborador de La Piñonera para su Cerveza de Vendimia, además de definirse como un enamorado de la Sierra de Cádiz y colaborar en varios proyectos por la zona. El resultado es el vino Terrajo, un blanco de variedades de vidueños como Beba, Rey y Perruno, elaborado mediante fermentación espontanea, sin filtrar, ni clarificar y sin adición de sulfitos. Del que actualmente se elaboran 700 botellas.

El vino se puede adquirir a través de internet (ver enlace aquí).

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome