El restaurante gaditano renueva carta para la temporada estival e incluye varias tapas vegetarianas

El Restaurante Sopranis  y La Esquina de Sopranis mantendrán cartas especiales hasta mediados de septiembre, lo que dará ocasión de probar nuevas recetas, entre ellas versiones y giros de platos ya clásicos de la casa. Además, incorpora tapas aptas para vegetarianos.

Según explica el jefe de cocina, Juan Manuel de la Guardia -incorporado recientemente al equipo del restaurante desde La Esquina de Sopranis-,  destacan en la nueva carta platos como una nueva versión del tartar de atún con ajoblanco y un pesto de algas elaborado con wakame, lechuga de mar y ramallo. Se utiliza el lomo negro surtido por Gadira.

También el cochinillo ha experimentado cambios, y ahora incorpora parmentier de patata y crema de calabaza, además de las verduras encurtidas. Destaca también el cocinero un carpaccio con presa ibérica, queso payoyo, rúcula y pesto. Y otra novedad en los entrantes fríos: las anchoas 00 se acompañan en la nueva carta por un falso caviar de piquillo (unas pequeñas esferificaciones).

En la carta tienen peso los productos de la provincia, a los que se intenta dar el giro creativo que distingue al restaurante. Además del atún de Gadira o el queso payoyo, ofrecen productos como el calamar de potera de Chiclana, que va con butifarra, verdura y un alioli de pera, así como con quinoa teñida de tinta de calamar, o el ternera de La Janda, con cuyo jarrete elaboran un plato con parmentier, setas, espinacas y piñones.

En esta temporada, también se han actualizado platos como el tarantelo de atún con cuscus encebollado; la merluza de pincho con cremoso de mejillones, curri rojo y alga ramallo; el foie micuit con maíz, café, moscatel Lerchundi, mango y remolacha, o el bacalao, que ahora lleva salsa romescu además de las patatas baby y la mermelada de pimiento, lima y chile.

En la carta del Sopranis siempre suele haber un arroz que va actualizándose. En esta ocasión, es cremoso y marino, con algas y ortiguillas.

En postres, otro plato de la provincia: un tocino de cielo, convertido en espuma, que se sirve con crema de yogur y lima en una copa de coctel.

Los cambios estivales también han llegado a La Esquina de Sopranis, donde la principal novedad son tres tapas aptas para vegetarianos: Falafel de frutos secos con humus de guisante, carpaccio de portobello con aceite de trufa y nube de parmesano, y raviolis de pisto con jugo de verduras asadas.

Fuera ya del apartado verde, destaca el cocinero la crema de aguacate y pepino, servida con roquefort y picatostes en copa de cóctel, el tallarín de choco con una carbonara marinera en la que interviene la salicornia y el atún y pil pil de su tinta, una presa ibérica con mojo verde y patatas arrugás, el jarrete de ternera en su jugo con patatas fritas y, de postre, la tarta de queso payoyo.

Más información sobre este establecimiento, aquí.