Aunque en los puestos aún se puede encontrar el fruto de la tuna, un insecto está mermando la producción de los frutos.

 

Los hay, aunque no tantos como antes. Los higos chumbos, los frutos de la chumbera o tuna, están disponibles en puestos como en el Sierra de Cádiz del Mercado de Abastos de Cádiz. Según nos confirman desde allí, llegar han llegado, aunque más tarde.

Hace años, provincia los producía en grandes cantidades. Las espinosas chumberas se utilizan como vallado en las fincas, y eso se tradujo en kilómetros lineales de tunas produciendo higos cada verano. Pero desde hace años esa producción ha comenzado a descender, y la culpa la tiene un insecto, la chinche del carmín.

Esta plaga ataca a esta planta, debilitándola hasta tal punto que no consigue fructificar. Las chumberas enfermas no dan higos. Explica el concejal de Medio Rural de Medina Sidonia, Antonio de la Flor, que la plaga es muy difícil de tratar. Este año parecía que la lluvia había conseguido mejorar las cosas, pero finalmente no fue así. Hace un par de años, el Ayuntamiento saneó las tunas que estaban más cerca del casco urbano, porque la luz atrae a los insectos, que resultan molestos especialmente en las terrazas. Pese a esta retirada puntual y a la presencia de la plaga, en el término municipal sigue habiendo tunas sanas que dan sus frutos cada verano puntualmente.

La chumbera no es una planta de aquí: es extranjera, alóctona. Procede de la América tropical. Pese a la recolección de sus frutos y que se haya convertido en refugio de pequeños animales y hasta en vallado, no se pueden coordinar acciones para protegerla como se hace con otras especies. Al contrario. La administración medioambiental tiene muy claro que esta planta invasora nada tiene que hacer aquí: asegura que invade ecosistemas costeros de interés (sistemas dunares, enebrales, sabinares) además de bosques y matorrales costeros, y que compite con especies de flora autóctona como lentiscos, palmitos, retamas, enebros y sabinas. En una experiencia realizada hace diez años, la Junta retiró 300 toneladas de esta planta para plantar especies autóctonas en la provincia de Huelva.

Uno de los recolectores que ofrecen los frutos a través de internet explica que los recoge en Córdoba, donde estas plantas están bien y que este año los ha cogido tanto de los verdes como de los coloraos. El problema, indica, está en Málaga y en Cádiz. Pero de momento, sigue habiendo chumberas en Cádiz de las que obtener los higos, los pregonados como  “redondos y dulces”, con todo el encanto de los productos de temporada.

Aquí, reflexiones tapatológicas en torno a un higo chumbo, que no chungo.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome