Ca’Moña vende productos artesanales y de calidad al tiempo que aspira a dar un “empujoncito” al turismo de Trebujena

Por fuera parece sólo una tienda. Pero dentro hay todo un proyecto alentado por una cooperativa, tres socias que pretenden poner de su parte para fomentar el turismo en Trebujena.

Ca’Moña es la parte visible y la primera en materializarse de una idea que pretende poner en valor a la localidad como destino turístico. Pronto llegarán los recorridos y las visitas, y ya hay guías editadas disponibles en el establecimiento, que está situado en pleno centro de Trebujena.

Las impulsoras son dos trebujeneras, Elisabeth Ramírez y Catalina Zambrano, y una granadina, Fabiola Pineda, enamorada de la localidad. Catalina es presidenta de la asociación El Alcaucil de productos ecológicos, y Elisabeth estuvo trabajando en el Ayuntamiento, en Turismo, cuando se puso en marcha el proyecto Destapa Trebujena. Fue uniendo conceptos como cuajó la idea de tratar de impulsar el municipio como destino turístico sostenible.

La primera parte del proyecto es la tienda, que se ubica en el centro de la localidad. Arrancó oficialmente el día 20 de diciembre de 2016. La idea, explica Elisabeth, que es la presidenta de la cooperativa, es ofrecer productos artesanos de la provincia de Cádiz. “Nuestra filosofía es trabajar con productores de primera calidad, que están empezando y tienen otra filosofía de productos”, explica. Son, por ejemplo, Rancho Cortesano, Salsas Cantizano, el Bucarito, La Kombuchería de Vejer o la cerveza ecológica también de Vejer Besaro, la única con certificado ecológico de la provincia, explica.

Especial importancia tiene el apartado trebujenero: la verdura es de Pepe Fernández, con certificado ecológico. Además, quieren dar un impulso a los vinos de la zona, pertenecientes al Marco de Jerez, pero poco conocidos. La tienda vende vinos de la cooperativa Virgen de Palomares y organiza catas: la primera fue de la bodega Luis Pérez y la segunda, en marzo, de Miguel Galán.

La cata será la ocasión para adentrar a los asistentes en la historia de los viñedos de Trebujena; será uno de los primeros pasos para afrontar la faceta de promoción turística de la cooperativa, tras la edición de unas guías disponibles en la tienda donde se habla de festividades, monumentos y visitas. Después vendrán los recorridos por la localidad y sus alrededores, “poco a poco”.

De momento, la tienda está teniendo muy buena acogida. Su nombre hace referencia al nombre de dos de las socias: Catalina y Moñas, que es como conocen a Elisabeth. O mejor dicho, como conocen a las mujeres de su familia desde que apodaran así a su bisabuela, mujer muy moderna para su época y que solía adornarse con una moña.

Horarios y dirección del establecimiento, aquí.