Jerez acogerá en febrero una cata a ciegas por equipos, una competición organizada por la Sociedad Jerezana del Vino en la que los participantes pondrán a prueba olfato y gusto para decidir de dónde es el vino o con qué uva está hecho.

 

Mejor  no pintarse los labios, llevar perfume o tomar café si se pretende ganar una competición en la que nariz y gusto lo son todo: se trata del Primer Desafío cata a ciega por equipos, organizado por la Sociedad Jerezana del Vino. Los equipos deberán averiguar de dónde es el vino, con qué uva está hecha… cuanto más concreten, más puntos conseguirán.

La idea, según explica Luis Flor, presidente de la entidad, es que participen entre 30 y 40 personas. La iniciativa es novedosa en la zona, y se enmarca dentro de las actividades organizadas para que la gente le «pierda el miedo» al mundo del vino. Será una experiencia divertida, explica, y la idea es que continúe en el tiempo; si hay demanda, incluso buscarían una ubicación más amplia que la sede de la calle Bodegas, 18.

Este Primer Desafío cata a ciegas por equipos se celebrará el viernes 14 de febrero, en turnos que se desarrollan en horarios de 18:00 horas, 19:30 horas y 21:00 horas. El 15 de febrero tendrá lugar la final, que incluirá a los 12 mejores equipos.

El concurso de cata está abierto a todas aquellas personas mayores de edad. Los equipos estarán compuestos por tres miembros. Estos equipos se enfrentarán a siete vinos, todos ellos españoles, que se servirán sin decantar. Uno de los vinos pertenecerá a la categoría de Espumosos, dos de los vinos estarán dentro de la categoría de blancos, dos serán tintos y dos Jereces. Durante 70 minutos, los participantes probarán y tomarán nota. Finalmente, habrán de concretar qué vinos han probado. Acertar con la comunidad autónoma da 1 punto, con la zona de producción o la Denominación de Origen, 2 puntos. Si se acierta con la variedad de uva más importante se consiguen 4 vinos. Quienes adivinen el nombre de la bodega conseguirán tres puntos y quienes den con el nombre del vino, 4. En total, cada vino puede dar un máximo de 14 puntos.

Hay unas normas que deberá respetarse, como no llevar móviles o información por escrito o no abandonar la sala de catas. También se advierte en las reglas de la cata contra las prácticas que pueden interactuar con el vino, como los perfumes, la ingesta previa de café o las barras de labios.

Los doce equipos con mejor puntuación pasarán a la final. En la final, el jurado determinará los ganadores del Desafío como resultado de sumar los puntos obtenidos en la identificación de cada uno de los vinos catados.

El premio para el primer clasificado será de 600 euros en vinos a elegir, Lote de vinos y regalo sorpresa; el segundo conseguirá 200 euros y el lote, y el tercero 50 y el lote.

Las inscripciones se realizan rellenando este cuestionario (ver aquí), y las normas completas se pueden ver en Facebook (aquí).El precio de inscripción es de 16 euros por persona. Explica Luis Flor que el hecho de que no se hayan organizado más pruebas de este tipo es que son difíciles de abordar para una empresa privadas. Ellos no tienen ánimo de lucro y cuentan con patrocinadores para los premios, lo que permite que el precio por participante sea ajustado: son 16 euros por siete vinos. La iniciativa también incluye un showroom (exposición) de vinos, donde se podrán adquirir.

De momento, explica el presidente de la Sociedad, la gente está respondiendo bien a la iniciativa: incluso hay a quienes esta convocatoria les ha dado ganas de aprender más sobre vinos, y les han pedido que organicen alguna actividad formativa.

Más sobre la Sociedad Jerezana del Vino, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome