La Taberna Laloma recrea un ‘pa amb tomàquet’ en un postre dulce y reconciliador

 

 

En Villamartín han querido dar una dulce respuesta al conflicto catalán, y lo han hecho con el argumento más convincente de todos los que se conocen: un buen postre.

Carmen Silva, propietaria de la Taberna Laloma, es muy aficionada a los trampantojos, esos platos con los que se engaña a la vista puesto que parecen ser otros. Así que, de vez en cuanto, introduce alguno como sugerencia de cocina.

Esta vez ha sido el conflicto independientista catalán lo que le ha inspirado. Ha querido endulzar algo la situación y, en un gesto reconciliador de la situación, ha creado un postre que figura ser un pa amb tomàquet, que es el clásico pan con tomate. En la bandeja no falta el embutido catalán por antonomasia, el fuet.

El fuet está hecho con chocolate blanco y frutos secos, el tomate lleva queso y chocolate y el pan es un bizcocho al que se le da textura insuflando a la masa mucho aire para conseguir el efecto deseado.

El postre está disponible fuera de carta, aunque no por mucho tiempo porque es bastante entretenido de hacer. La reacción de la gente y las ganas de “dar un poco de dulce a la situación de Cataluña” compensan el trabajo adicional.

Más información sobre este establecimiento, aquí.