Isidro López anuncia que trasladará su restaurante a la calle Rosario, donde ocupará un espacio cinco veces mayor que el actual, dividido en dos plantas.

 

Tiemar crecerá en las cercanías de la jerezana plaza Aladro -donde se ubican los restaurantes Mantúa o LU Cocina y Alma- y lo hará mucho. Pasará de 50 a 250  metros cuadrados, divididos en dos plantas, lo que le permitirá crear dos ofertas gastronómicas diferenciadas.

Explica el cocinero Isidro López que llevaban tiempo buscando un local alternativo al de la calle Sierra del Aljibe, y que en el último momento les surgió la oportunidad de trasladarse al antiguo local de Lalana, en el número 10 de la calle Rosario, justo al lado del aparcamiento Centro. Lo va a tener que reformar de arriba a abajo; ya hay un proyecto -para ello ha contado con el estudio Salacal Arquitectura- y, aunque las fechas son difíciles de precisar porque dependen de la obra y de los permisos municipales, espera poder abrir después de la Feria.

El estilo será muy urbano, sobre todo en la parte de abajo, que se centrará en una oferta gastronómica más callejera. La cocina quedará a la vista y los 52 comensales que tienen cabida en este espacio se distribuirán entre la barra (unos 22) y la sala, donde pueden sentarse una treintena. La parte de arriba será algo más formal, más clásico dentro de su línea: un restaurante con menú degustación. Si lo de abajo es el gastro-soho, lo de arriba será el Restaurante Gastronómico de Isidro López.

El joven cocinero, formado en La Taberna del Alabardero de Sevilla, adelantó su próxima mudanza en el espacio de la Cadena Ser A Boca Llena, dirigido por Eugenio Camacho.

Más información sobre Tiemar (horario, teléfono), aquí.