Sonámbulo de Cádiz tira de inspiración neoyorquina para ofrecer una tercera medida de cerveza: un tarro que presentan con tapa y todo

En un tarro de vidrio cerrado y con la tapa puesta. Así presentan en Sonámbulo la cerveza, en un tamaño a medio camino entre la jarra y la caña que deja intrigado a más de uno.

La razón por la que la cerveza se presenta tan cerradita hay que buscarla en un abarrotado mercado de Nueva York que Jesús Recio y Tamara Cansino, propietarios del establecimiento gaditano, visitaron hace un par de años. Allí había una especie de fábrica de cerveza con un sistema de venta bastante peculiar, ya que te cobraban la primera cerveza con su recipiente y después podías llenarlo tantas veces como quisieras. El recipiente, serigrafiado con la imagen del establecimiento, era un tarro cerrado. La cosa intrigó a la pareja. El motivo de que la habitual jarra se sustituyera por el tarro estaba en la cantidad de gente que llenaba el mercado. Al servir la cerveza en un recipiente con tapadera se evitaban los derramamientos accidentales derivados de los inevitables tropiezos.

Aunque en el Sonámbulo no hay gente dando vueltas y tropezando cerveza en mano, quisieron adoptar este sistema porque les pareció original, y porque les permitía ofrecer a sus clientes una medida mediana, más grande que la caña pero menor que la jarra o el vaso  de sidra. Y la verdad es que, según explica Recio, el tarro cerrado está llamando bastante la atención de los clientes.

Sonámbulo abrió hace unos meses en la gaditana plaza de Candelaria. Tienes más información sobre este establecimiento aquí.  

Entérate de todo

Si quieres leer más reportajes como este y seguir la actualidad gastronómica de la provincia suscríbete ahora al boletín informativo semanal de Cosasdecome. Pincha aquí para suscribirte.