El pollo frito al limón del bar La Casita
Tapa
El pollo frito al limón del bar La Casita
Tapatólogo descubridor:
Lugar
Bar La Casita
Población
Día de hallazgo
Descripción

Es de esas tapas con historia puesto que la comenzaron a servir hace ya más de 20 años. Fue entonces cuando Rafael Guerrero Calle y María Cristina Pecino comenzaron a coger trozos de pechuga de pollo que metían en un adobo de zumo de limón y cinco especias. Ahí se mantienen durante 24 horas y luego, enharinado, freidora y pa entro. Ahora son sus hijos, las que la elaboran con la misma fórmula que les dejaron sus padres.

El pollo, a pesar de que los trozos son generosos de tamaño está jugosito y la fritura es de esas de las buenas. Para acompañar le ponen una salsita tartara por lo alto. Si te digo la verdad es de esas tapas que te quedas con las ganas de decir esa frase tan tapatológica que dice “Porme otra”. La sirven con piquitos de la panadería Moygue de Algeciras y se cotiza a 1,40 euros si se pide sola. (Precio a junio de 2019)

El descubrimiento pertenece a la ciencia de:

En el seno de colegio Oficial de Tapatólogos se libró un amplio debate a la hora de poner nombre a la ciencia que estudia los diversos platos de pollo. Lo de ponerle Pollismo no resultaba muy adecuado por lo que se ha convocado un concurso de ideas entre los tapatólogos para nombrar a esta ciencia. El nombre seleccionado ha sido aportado por el tapatólogo Javier Osuna quien propuso el poético nombre de “Muslología”, un sentido homenaje al muslo, una de las partes más interesantes del cuerpo…avícola.

…Y para acompañar

Amontillado