El paté de la casa del restaurante El Anón
Tapa
El paté de la casa del restaurante El Anón
Tapatólogo descubridor:
Descripción

La originalidad es la cualidad más destacada de este restaurante situado en el centro de Jimena, El Anón, y su paté de la casa, hecho con higaditos de pollo, no escapa a esta circunstancia. La verdad es que el sitio por si solo, independientemente de la comida, vale la visita por si solo. Coqueto, toque intimo, perfecto para una cita a dos, con encanto de pueblo y estiloso como si estuviera en una gran ciudad. El pagé se presenta en una tarrina y  es ligero, de facil untamiento. Está muy bien tocado de especias y liga de maravilla con el pan que hacen ellos mismos en el restaurante y que sirven tostado a rayitas, como acebrado. El plato tiene además un toque inglés ya que te ponen un poco de mantequilla para ponersela también al pan. Gabriel Delgado, el gerente de El Anón, señala que el plato está en la carta desde su fundación. Está basado en una receta popular y dado su éxito se mantiene en carta desde entonces.  La ración, incluido el pan, sale a 5,50 euros (precio a enero de 2018).

El descubrimiento pertenece a la ciencia de:

Patecismo. Fenómemos untables. Aunque el nombre oficial de esta ciencia que estudia los patés y todo tipo de materias untables, a excepción de las mantecas, es la de fenómenos untables, entre los tapatólogos de esta rama se la conoce con el nombre de “El Patecismo” porque es donde se recogen las reglas de oro de todo buen aficionado a los patés. La diferencia con el catecismo es que mientras el primero debe leerse con recogimiento, el segundo debe leerse, habitualmente, con untamiento…y un poquito de mayonesa al lao.

…Y para acompañar

cream