La rebaná y la rebaná infantil de la Venta El Pollo
Tapa
La rebaná y la rebaná infantil de la Venta El Pollo
Tapatólogo descubridor:
Día de hallazgo
18/01/2017
Descripción

La escena se desarrolla en la Venta El Pollo que hay en el polígono industrial de El Portal, la nueva como se la conoce. El local está una nave industrial de esas de techos altos. Hay una terraza, que no está montada y se accede a una amplia barra. Por las paredes cuelgan letreros de ofertas de mariscadas y de celebraciones de meriendas para niños. Llaman la atención unas reproducciones de monumentos de Jerez a tres dimensiones puestas por las paredes y encima de las maquinitas esas del poker. Por ahí se accede al salón montado con mesas y sillas de plástico. Aquí se desarrollan los hechos. Pedimos café y tostada. Llegan los cafés, en vaso de tubo, de los de las cervezas, llenos hasta arriba de descafeinado de máquina. Se sirven los dos en una fuente y con unos cuantos sobres de azúcar y sacarina. Hasta ahí son generosos porque hay cinco o seis sobres de azúcar, para los que quieran la vida muy dulce. No pasa ni medio minuto y llega la tostada, una peazo de rebaná de pan de pueblo más grande que una mano y como de dos deos de gorda, bien tostada, rubita por fuera y tierna por dentro. Pero por si no fuera poco te ponen una “propina”, otra rebaná como “infantil”, más pequeña que la anterior. Llega la pregunta de rigor ¿Qué le va a poné? te pregunta una camarera que se pasea por la estancia con un carrito retirando los platos y los vasos de los desayunos terminados. La lista es amplia. Vemos por las mesas “foigrá”, manteca Zas y unos cuencos con mantecas y zurrapas. Pedimos la de chicharrones y un apoyo de manteca colorá. Para que parezcamos “desayunadores eco” nos pedimos también aceite y tomate. El aceite virgen extra es de Ilipa, una firma de la Sierra de Cádiz y el tomate viene triturado en una taza de desayuno. Como atención te ponen también un vaso de agua por si sufres “emgollipamiento” en algún momento. Especialmente aconsejable la zurrapa de chicharrones que se funde al contactar con el miajón de la rebaná. Todo es gigantesco, menos, el precio: Café, tosta más la tosta de apoyo y lo que le quieras poner…2 euros, un caso de gigantismo que merece ser conocido por el mundo…el gigantismo a lo Pollo.

Personal de la Venta El Pollo transportando "material" para ponerle a las rebanás. foto: Cosasdecome

Personal de la Venta El Pollo transportando “material” para ponerle a las rebanás. foto: Cosasdecome