El atún en tomate con yema de huevo del restaurante El Campero
Tapa
El atún en tomate con yema de huevo del restaurante El Campero
Tapatólogo descubridor:
Población
Día de hallazgo
Descripción

El atún y el tomate siempre se han llevado bien…son primos por parte de huerta y vuelta y en El Campero se dan un abrazo de esos inolvidables en este plato de nombre tan sugerente: Atún en tomate.

El guiso es de esos a la vez sencillos, pero que hacerlos a la perfección tan sólo está a la altura de los grandes cocineros. El atún, mormo en concreto, se hace en un refrito de tomate de esos hechos a fuego lento con pimiento, cebolla y un toque casi imperceptible de comino.

Julio Vázquez, el jefe de cocina de El Campero, resalta que lo hacen con tomates de las huertas de “El Soto”, una zona donde se crió precisamente el creador y propietario de El Campero, Pepe Melero.

El guiso es de los pioneros en el establecimiento aunque se han ido introduciendo novedades, la más llamativa es que lleva para acompañar una yema de huevo. Esta se introduce, congelada, en pasta brick. Al freirse la pasta, la yema se queda cremosa y cuando el comensal rompe la cubierta crujiente la yema se desparrama y le da un toque más cremoso y suave al guiso, incluyendo las papas fritas de Sanlúcar que lo acompañan, porque lleva papas fritas, nada de pamplinismo guarnicionista, papas fritas de verdad y bien hechas.

En las labores de rebañeo, porque el plato lo pide a gritos, actúa con prestanza el pan de hogaza del horno de La Cremita de Chiclana, que acompaña al plato.

Para beber, ya que el plato lo degustamos en la presentación de los nuevos vinos de la bodega Miguel Domecq, el tinto Tercer Año (más información sobre estos vinos, aquí).

La media ración sale a 14 euros (precio a abril de 2019).