El tabanco gourmet de Jerez cierra sus puertas en verano; su propietario, Joaquín Gutiérrez, Kino, se incorpora ese tiempo al nuevo proyecto Cervezahara

 

Joaquín Gutiérrez Páez, Kino, cerrará el Tabankino de la calle Ídolos de Jerez, aunque sólo será temporalmente: durante este verano, se incorporará al proyecto Cervezahara, en Zahara de los Atunes. Una vez pasada la temporada, el establecimiento jerezano volverá a abrir sus puertas.

Según explica, los promotores del proyecto de La Janda estuvieron en el Tabankino hace algún tiempo y les gustó mucho; tanto, que quisieron ficharlo para el que será su primer verano de apertura. La oferta convenció a Kino, que hará las maletas durante el verano para apoyar esta joven iniciativa. Lo que aún desconoce es esta colaboración se prolongará durante los próximos años o se quedará sólo en este verano.

Cervezahara es el proyecto de una pareja de informáticos madrileños que elaboran tres tipos de cerveza: Atunanta, una rubia un poco amarga, retinta, un poco cobriza y fácil de tomar, y Rubia de Cádiz, una negra con sabor a rubia. Cuentan con un local con patio en Zahara que tienen previsto abrir el 28 de abril. También se llama Cervezahara, y está situado en la calle Pradillo numero 33. En el local irá la fábrica de cerveza, por lo que la cuestión culinaria se soluciona con una camioneta, una Furgoneta HY de Citroën de la II Guerra Mundial, que se había usado para el transporte de caballos, y que se ha reconvertido en una cocina equipada.

Por su lado, el Tabankino cuenta ahora con tres años; con tan tierna edad, ya le ha dado tiempo de conseguir la distinción Premios Solera a las mejores tabernas de la provincia. El local se ubica en las antiguas cocheras de un convento y está consagrado a los vinos de calidad.