El Grupo Gastronómico El Almirez cumple veinte años que les han llevado desde las tardes en una casa de La Laguna a participar en congresos en Estonia, publicar dos libros o tener un recetario abierto al público en internet con más de 500 fórmulas

Cocineras de las que saben obrar el milagro de los panes y los peces cuando llegan invitados por sorpresa. De las que decoran las mesas en las ocasiones especiales y hacen que los comensales se sientan a gusto. Chefs de todos los días para las que el fogón no es rutina, sino pasión. Todos somos los que comemos, pero ellas también son lo que cocinan, porque lo han convertido en una forma de expresión. Este es el elemento común de las componentes del Grupo Gastronómico El Almirez. Una tarde de noviembre de 1996, catorce mujeres se sentaron alrededor de la repleta mesa del salón de la casa de Chica Durán, en el barrio de La Laguna, para probar las creaciones aportadas por todas, intercambiar recetas y hablar de cocina. Fue la primera de muchas tardes en torno a la gastronomía, y su afición común les ha llevado a publicar dos libros, a viajar por Europa y a crear un blog donde se pueden encontrar más de 500 recetas. Algunas de ellas, fruto de un trabajo de recuperación de la gastronomía tradicional gaditana.

Angela Gallego, secretaria de la entidad, hace un repaso por veinte años de esfuerzo común. Las componentes de lo que después fue el grupo gastronómico empezaron a coincidir en dos sitios donde les llevaba su afición: una Asociación de Amas de Casa y los cursos de verano sobre gastronomía de la UCA. Así es como decidieron dar el paso de unirse para formar un grupo, y para ello pidieron consejo al único que existía por entonces en Cádiz, el Grupo Gastronómico Gaditano, quienes les explicaron cómo armar unos estatutos que le dieran oficialidad. Ellas tuvieron claro que, al menos al inicio, iban a tenerlo muy complicado para hacer salidas gastronómicas. Compaginar el trabajo en la calle, en casa y el cuidado de los niños ya es bastante. El grupo empezó con reuniones mensuales en casa de la presidenta, tardes dedicadas a la cocina en exclusiva… o casi. Angela, que tiene cinco hijos, explica que tenía que llevar a los tres más pequeños consigo a las reuniones. No protestaban demasiado: se llevaban las consolas para entretenerse y sabían que ese día merendarían excepcionalmente bien.

A las reuniones también hay que sumar la participación del grupo en cursos, jornadas o catas.

La expansión

El Almirez es el mortero donde se hacen los majaos que dan carácter a muchos de los platos de la provincia. Un nombre que empezó a ser muy conocido por los gaditanos en 2001, cuando se publicó La Dulcería de El Almirez, que ya lleva unas cuantas reediciones y cuya publicación hay que agradecer especialmente al impulso de Luisa de la Osa. Unos años después respondieron a la petición de los partidarios de lo salado con Lo Mejor de El Almírez, un libro en el que recogían las mejores recetas que habían elaborado en casi diez años de trayectoria. El éxito de estos volúmenes, que incluso se pueden encontrar fuera de la provincia, se debe a que las recetas son sencillas y seguras. Están muy probadas y salen siempre. Actualmente, en Grupo se plantea realizar un nuevo volumen, quizás de comida ligera o quizás un compendio de lo que se puede encontrar en el blog.

Angela explica que actualmente hay más de quinientas recetas disponibles en este espacio en internet inaugurado en 2011, en algunos casos ejemplos de recuperación del recetario tradicional, como el guiso de habichuelas y castañas o el potaje con boniato y calabaza típicos de la Cuaresma.

En estos veinte años han cambiado muchas cosas: ahora el Grupo lo componen diez mujeres, y como muchas se han jubilado ya, tienen más tiempo disponible que dedicarle. Ahora sí que pueden hacer salidas, que no consisten sólo en ir a comer, sino en conocer lugares interesantes de las localidades como queserías, fábricas de cervezas… El almuerzo suele terminar dentro de las cocinas del establecimiento y con un amable interrogatorio al cocinero. También van a la búsqueda de recetas en casas de particulares que elaboran algún plato especial, que a lo mejor han conocido por medio de algún concurso gastronómico en algún pueblo.

Y es que no es raro que El Almirez participe como jurado en algún certamen. Les llaman para muchos sitios, explica Angela, e intentan responder siempre que pueden. Forman parte de la Federación de Cofradías Gastronómicas de Andalucía, FECOAN, desde 2011. Actualmente son parte de la directiva. También están en las federaciones españolas y europea, lo que les ha permitido participar en congresos en Portugal o Estonia. Así, han pasado de una casa en La Laguna a acudir a congresos en la universidad más antigua del país báltico.

La gastronomía

El Almirez ha sido testigo presencial de cómo la gastronomía gaditana ha cambiado en las últimas dos décadas. Explica Angela Gallego que hay un interés multidisciplinar por el tema y que las apuestas que merecen la pena en el apartado de bares y restaurantes han prosperado incluso con crisis. “A lo mejor la gente sale menos y cuando lo hace elige mejor”, explica, pero en los sitios buenos “siempre hay gente”. Los blogs, las redes sociales y las revistas gastronómicas han generado un ambiente propicio para la gastronomía, existe una puesta en valor de los productos de la tierra, como la carne de retinto o el atún, y cocinar se está convirtiendo en un hobby “incluso para la gente más joven”. Y hay algo también fundamental: una mayor concienciación de la importancia de la alimentación, porque somos lo que comemos.

Pincha aquí para ir a la página web de El Almirez

Aquí más información sobre El Amirez y recetas del grupo