Una agricultor de Barbate ha cultivado accidentalmente una variedad de boniato que está haciendo las delicias de pastelerías y restaurantes.

 

Eso de la serendipia es como cuando los del laboratorio que estaban probando un nuevo medicamento contra la angina de pecho descubrieron que tenía un curioso efecto secundario en los hombres… y le llamaron Viagra. Vas buscando una cosa, pero te sale otra. Es un poco lo que le ha pasado a un agricultor de Barbate, José Ramón Gallardo, que encargó al semillero donde suele comprar el boniato borregal (la variedad que más se suele consumir, junto con la california) y ha acabado cosechando boniatos morados.

Se dieron cuenta  cuando la planta creció y se vio que tenía un color más oscuro de lo habitual. El que estaba trabajándolos en ese momento le preguntó si había cultivado boniatos «negros» y como aquello no cuadraba, desenterraron el tubérculo a ver qué ocurría… y se encontraron con que era morado. José Ramón averiguó que las plantas de los borregales se habían mezclado accidentalmente con los otros en el semillero, al cogerlos, debido a que estaban sembrados justamente en la hilera contigua.

Gallardo ya ha probado los boniatos, que son diferentes en textura a los habituales, y «algo ha escuchado» sobre esta variedad, que practicamente se considera un superalimento y procede de japón. La accidentada producción se la ha llevado Francisco Vázquez a su puesto del mercado de Conil. Y es que los cultivos del agricultor están a medio camino entre ambas localidades jandeñas, en la Ribera de la Oliva.

Por esta vía conileña, la cosecha ha acabado en diferentes restaurantes. En El Roqueo han hecho un postre de Boniato morado con miel y canela, y también lo han probado en Patría y Venta Melchor. En la pastelería Canela y Miel, Celia Ramos explican que allí utilizan la pasta de boniato con almedra para hacer una bolita recubierta de piñones. Normalmente utilizan la variedad borregal, pero esta violeta hace que el dulce sea mucho más atractivo y curiosos. Además, es más aromático, hasta le sabe más dulce, y al meterlo en el horno el olor es exquisito.

boniato morado con piñon cuadrada

El dulce de canela y miel: masa de boniato, almendra y azúcar recubierta de piñones. Fotos cedidas por el establecimiento.

El postre de boniato del restaurante El Roqueo. Foto: Cosasdecome

El postre de boniato del restaurante El Roqueo. Foto: Cosasdecome