Abre en Sanlúcar Cerveza Artesana La Espina, un establecimiento que ofrece la cerveza que ellos mismos elaboran junto con otros artesanales

Sanlúcar se ha apuntado definitivamente a la moda de la cerveza artesana con dos iniciativas: la fabricación de una cerveza y la apertura de un bar donde pueden degustarse esta y otras marcas, y la comercialización de la receta fabricada por un sanluqueño pero que se elabora en otro lugar.

Cerveza Artesana la Espina puede considerarse el pionero en la elaboración de una cerveza pensada y fabricada en Sanlúcar. Se llama Carrera y es una iniciativa de dos socios, Bienvenido Ramos y Segundo López. El primero estudió Administración y Finanzas y el segundo siempre se ha dedicado a la hostelería, pero ambos coincidieron trabajando en Inglaterra. Allí acudieron a un curso de elaboración de cerveza, de donde surgió la idea de convertir el espumoso elemento en un negocio en casa, en Sanlúcar. Completaron la formación con más cursos en Cádiz y se pusieron a buscar la fórmula de su propia cerveza.

El resultado es Carrera, una pale ale que recibe este nombre porque comenzaron a embotellarla en agosto, cuando se celebran las famosas carreras por la playa de Sanlúcar. Se distribuye en cerveza y en barril y está elaborada con tres tipos de malta y otros tantos de lúpulo.

Pero la idea no era sólo elaborar y distribuir, sino tener un bar propio donde servirla, junto con otras cervezas, todas ellas elaboradas de forma artesanal o de importación. El establecimiento, donde también se hace la cerveza, está abierto desde el 21 de mayo de 2016 en el número 18 de la calle Trascuesta. El local, con una pequeña terraza con cinco o seis mesas y tres o cuatro en el interior, ofrece la posibilidad de acompañar tanto líquido con tapas frías.

La cerveza Carrera se puede encontrar en otros lugares, como el Tabankino de Jerez.

Más datos sobre el establecimiento Cerveza artesana la Espina, aquí.

Malandar

En Sanlúcar hay otro proyecto de cerveza artesana, que se llama Malandar y es del ingeniero de Caminos Pablo Mora. Hay elementos parecidos en la historia: Pablo también vivió un éxodo laboral, en este caso a Austria, y también se aficionó a la cerveza artesana a través de un curso. A partir de ahí comenzó la búsqueda de una cerveza diferente bajo la denominación Malandar.

Pablo es lo que se denomina un “cervecero nómada”. Tiene un fórmula propia, pero no un lugar donde desarrollarlo, por lo que la cerveza se hace en otro lugar, en su caso en una fábrica artesanal situada en Aranda del Duero (Burgos). Malandar se comercializa en Sevilla, Rota, Madrid o Barcelona, y la idea es seguir aumentando su distribución. Actualmente venden una Indian pale ale, una receta muy aromática. En los próximos meses quieren sacar una rubia y una tipo amber ale.

Más información sobre el auge de las cervezas artesanales en la provincia de Cádiz, aquí.