La bodega y almazara conileña, que acaba de estrenar tren de embotellado, ha vendimiado la variedad de uva típica de Rota por primera vez este año.

 

La bodega ecológica y almazara Sáncha Pérez proyecta un vino monovarietal de tintilla, una variedad típica de Rota que las bodegas gaditanas empezaron a recuperar para la elaboración de vinos hace tan sólo unos años (Puedes leer un reportaje sobre este tema aquí).

Según explica Ramón Iglesias, esta uva se ha vendimiado por primera vez en sus viñedos, situados entre Conil y Vejer, y ya están en barrica, donde permanecerán doce meses.

Se trata de un nuevo proyecto para una bodega que ha finalizado el año estrenando un tren de embotellado que permita afrontar una producción cada vez mayor, que ha pasado de 800 botellas anuales a 25.000. El Palomino-Pedro Ximénez, ha inaugurado la maquinaria. Se trata de un vino que presentaron hace casi un año y que “tras su buena aceptación” (las 3.000 botellas no tardaron en agotarse), “apostamos por mantener en la familia de productos de nuestra bodega”. Esta vez han lanzado 8.000 botellas de un vino blanco que describen como fresco e intenso, con olor a frutas exóticas y algo floral.

También está ya disponible una nueva añada del Petit Verdot Joven 2017, 1.500 botellas de un vino que huele a frutas rojas, cacao y flores y en boca es potente y fresco, y del Sauvignon Blanc, un blanco con unos aromas “florales, exóticos y minerales”.

Más sobre esta bodega, aquí. 

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome