Se trata de un producto novedoso ya que está hecho con uvas Pedro Ximénez, tradicionalmente utilizadas para vinos dulces. El vino se cria bajo velo de flor

 

Chano Aragón es uno de los enólogos más creativos de la provincia de Cádiz. Acaba de sacar al mercado un vino bastante original. Se llama Retallo. El nombre viene de los tacos de madera que se colocan debajo de las cuñas de los barriles en las bodegas. El vino está realizado íntegramente con uvas Pedro Ximénez plantadas en Chiclana. Sin embargo, aunque esta uva se utiliza habitualmente para hacer vinos dulces, en esta ocasión, y al cosecharse antes, se obtiene un vino blanco que luego se crÍa bajo velo de flor, como los finos y las manzanillas, otro toque singular. En esta apuesta por lo natural el vino, que tiene 12 grados, se embotella “en rama” sin filtrado para mantener todas sus cualidades. Tan sólo se han hecho algo más de 1000 botellas. El nuevo producto está disponible en la bodega de Manuel Aragón de la calle Olivo de Chiclana y sale a 14 euros.

El vino procede de una plantación de uva Pedro Ximénez de una hectárea aproximadamente. Está en el pago de Cañadilla, en Chiclana, una zona de tierra albariza. Las cepas tienen una antiguedad media de unos 18 años explica la bodega.

La vendimia se realizó a mediados de agosto y la fermentación del vino se hizo de forma espontánea. En noviembre desarrolló velo de flor, el fenómeno que ocurre con los finos y las manzanillas que se mantuvo hasta el embotellado en marzo. En concreto se han llenado 1358 botellas.

Chano Aragón considera que el vino debe consumirse entre 6 y 8 grados de temperatura y estima que va muy bien con pescados, mariscos y arroces y “me parece un muy buen vino para tapear”.

El diseño de la etiqueta ha sido realizado por una empresa gaditana, en concreto Ohlala de la diseñadora gráfica Lola Morillo.

Horarios, localización, teléfono y más datos de la bodega Manuel Aragón (El Sanatorio) aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome