Ya están aquí: los bares gaditanos anuncian la llegada de los caracoles. Toca arremangarse. Se recomienda puesta a punto de la capacidad de succión

🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌🐌

Llegaron. Hay que reconocer que, pese a lo lentos que son,  cada año llegan antes. Y es que ha sido sacar los cuernos al sol y acabar en una olla. Los caracoles, esos pequeños seres a los que dan ganas de extinguir a sorbíos, ya están listos. Los primeros, como cada año, vienen de Marruecos; los gasterópodos patrios no estarán maduros hasta bien entrado mayo. Aunque la temporada empieza temprano, hay impacientes que llevan semanas ensayando la cara de comer caracoles delante del espejo. Es necesario entrenar: se calcula que cada día de la temporada son devorados un millón de animalillos, sólo en la provincia de Cádiz.

En Mari y José, uno de los bares que integran la ruta más babosa de Cádiz capital, llegan el jueves 30 de marzo. Son caracoles con todas sus garantías, indican, pero de todos modos el primer día se trata un poco de darlos a probar a los clientes. Se harán entre 20 y 30 kilos, en su caldito, y también habrá cabrillas en tomate. Dada la importancia del acontecimiento, el bar de San José ha puesto un anuncio en la prensa para anunciarlo. En las redes sociales del otro mítico de Cádiz en este tema, el Nebraska, se anuncian para el viernes 31 de marzo, y el Bar Los Caracoles de Sopranis, para el día 1 de abril.

La Mar de Fresquita de San Fernando los tendrá a partir del viernes 31 de marzo. Harán entre 40 y 60 kilos. Han puesto carteles para que los vean sus clientes habituales, que llevaban preguntando por los Theba pisana desde hace tiempo. Es salir el sol, explican, y acordarse de los caracoles. Las cabrillas no se sabe si llegarán a tiempo para inaugurar temporada junto a sus primos pequeños.

En el grupo de Facebook del Bodegón Andalucía han iniciado una cuenta atrás que finalizará el 7 de abril. Podrían haber empezado antes, pero han decidido esperar porque su proveedor les advirtió que estaba lloviendo en Marruecos. Los caracoles vienen del norte de ese país, donde están en sazón antes que en España. Si la temporada se limitara a los que se crían en el país, duraría alrededor de mes y medio y comenzaría a mitad de mayo. Gracias a la importación, se alarga hasta los tres meses, y a algunos les parece poco: ya hay un montón de gente preguntando en este establecimiento, donde tienen fama. Llevan 31 años haciendo caracoles y este año tendrán el mismo precio que el año pasado, 2,20 el tazón y 5,50 la maceta para llevar.

Al Bar de Paco de Jerez, los caracoles llegaron hará un par de semanas, ya a mediados de marzo. Han sido de los pioneros de la provincia, aunque allí indican que aún no han cosechado mucha expectación.

Si quieres saber los 104 sitios con más fama de la provincia para arremangarse y comer caracoles, dale aquí (Guía completa). Si prefieres comerlos en casa, aquí tienes una receta ¿Sabes a qué velocidad se mueve un caracol? Si lo que quieres quedar como un enteraíllo contando cosas de la vida, obra y costumbres del bicho entre sorbido y sorbido, mira esto. Y si no quieres perderte más noticias como esta, suscríbete al boletín aquí.