Víctor Nieto e Ignacio Lobato, propietarios del bar Utopía de Rota, inauguran Clandestino, un nuevo establecimiento con 25 propuestas donde la fusión de los productos gaditanos con la cocina internacional y callejera vuelve a ser la protagonista.

 

Nada mejor que un vergel de abundantes plantas exóticas, ambientado con luz tenue y cálida madera para entregarse al deleite gastronómico. Y más aún si cabe cuando la propuesta que llevarse al paladar es arriesgada o se encuentra envuelta en el halo de misterio que rodea a una fusión imposible. O que no lo es tanto. Víctor Nieto e Ignacio Lobato, propietarios del bar Utopía de Rota, vuelven a apostar por la mezcolanza de productos gaditanos con ciertos toques de cocina internacional y callejera para Clandestino, su nuevo establecimiento que abría sus puertas el 21 de noviembre en Rota.

Ambientación de Clandestino Rota. Foto cedida por el establecimiento.

Ambientación de Clandestino Rota. Foto cedida por el establecimiento.

Un total de 25 tapas marcadas por la fusión de lo que Nieto y Lobato denominan de ‘aquí y allí’ o ‘allí y aquí’, según el caso, componen la carta de este negocio que se ubica en las instalaciones del antiguo restaurante Capicúa, también perteneciente a estos emprendedores roteños, y que cerró recientemente sus puertas. “Hacemos comida del mundo con productos de Cádiz, siguiendo la misma línea de Utopía a la vez que la rebasamos para crear nuevas combinaciones”, comentan los propietarios de Clandestino.

El equipo de este refugio de tapas prohibidas continúa encabezado por Juanjo Ruiz, quien formó parte del equipo de cocina de Aponiente, al que se ha unido Jesús Madueño, artesano del mismo restaurante de Ángel León. De sus cabezas pensantes nacen creaciones como la ensaladilla de chicharrones de la Sierra de Cádiz, el tartar de salchichón de Paco Melero, los ñoquis con salsa de chocos o las costillas ibéricas con BBQ Japonesa al Amontillado.

Tartar con salchichón de Paco Melero. Foto: CosasdeComé

Tartar con salchichón de Paco Melero. Foto: CosasdeComé

En un guiño a la comida callejera que tanto interés despierta en Utopía, Clandestino apuesta por “comerse el mundo con las manos” con tapas en las que prescindir del cuchillo y tenedor es una obligación. Es el caso de la arepa de huevos y chistorra, las gyozas de pringá o el moyete Bao de calamares.

Culminar un viaje gastronómico internacional por el restaurante de Víctor Nieto e Ignacio Lobato implica volver la vista hacia Rota con unos postres de evidentes connotaciones locales: mayetitos (dulce típico roteño), tarta de queso curado de la empresa local El Bucarito o la de zanahoria, de influencia norteamericana y muy consumida en el municipio.

El restaurante Clandestino de Rota se encuentra en la céntrica plaza de las Canteras de la localidad, a la espalda del bar Utopía. Su cocina permanece abierta de lunes a domingo de una del mediodía hasta el cierre de madrugada. Para más información o reservas se puede contactar con el establecimiento en el teléfono 619 05 28 53.