Ya está aquí el pescado más veraniego, que alcanza todo su esplendor cuando se come en chanclas, en una terraza, con tinto de verano y, a poder ser, de vacaciones.

 

En las últimas semanas de la primavera se produce el emotivo reencuentro entre la piriñaca y la caballa. De nuevo, juntitas, pasarán el verano de terraza en terraza. Es el pescado más veraniego, y llega por La Caleta al tiempo que La Viña se llena de sillas, mesas y gente.

Este barrio de la capital gaditana es una de las mecas de la caballa. Hay muchos sitios donde se pueden probar, entre ellos El Pájaro Pinto (más datos aquí), un establecimiento que consiste en una gran terraza desplegada por la plaza del Tío de la Tiza y la calle Cuba. El pasado domingo, el último de primavera, la plaza volvía a estar abarrotada y entre las expuestas ya en la vitrina estaban ya las esperadas caballas.

No sólo en Cádiz capital se come este pescado. También es costumbre probarlas en Gallineras, en San Fernando. Ya las tienen en Casa La Titi (dirección y más aquí), donde la ponen con una versión propia de la piriñaca. En La Venta El Cerro (más información en este enlace) tienen la peculiaridad de servirla tanto con piriñaca como con fideos, pero aún no las han traído: están a la espera de las caballas capturadas allí mismo. En todo caso, explican desde el establecimiento, seguirán poniéndolas de las dos maneras, con fideos especialmente los fines de semana.

¿Quieres saber cómo se cocinan las caballas? Aquí te dejamos unas cuantas opciones:

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome