Risotto de aloe vera con pollo y níscalos
Receta
Risotto de aloe vera con pollo y níscalos
Asociación Los Borriquetes
Descripción

El aloe vera es una curiosa planta a la que cada día se le descubren más propiedades saludables. Ahora, incluso, se le están viendo posibilidades culinarias. La planta se está empezando a cultivar en la provincia y por eso, para demostrar sus posibilidades, la Asociación de Cocineros Los Borriquetes convocó unas jornadas en la que hicieron varios platos en los que se utiliza el interior de las hojas.  Se trata de un producto con un sabor ligeramente amargo y que tiene una textura que recuerda a la de la fruta escarchada. Tiene muchas propiedades saludables. En esta receta del cocinero Francisco Brenes, profesor de la Escuela de Hostelería de la Institución provincial “Fernando Quiñones” y miembro de la Asociación de cocineros Los Borriquetes de Conil, se utiliza a taquitos.

Ingredientes

Ingredientes (Para 10 personas)

  • 2 puerros
  • 2 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 500 gramos de níscalos (setas)
  • 2 pimientos rojos
  • 250 gramos de aloe vera (el interior de la planta)
  • Sal
  • Pimienta
  • 1 nuez de mantequilla
  • 0,5 litros de nata líquida
  • 1 kilo de arroz
  • 0,1 litros de caldo de ave
  • 500 gramos de pechuga de pollo
  • 125 gramos de queso parmesano
  • Pan (para los coscorrones que lleva por encima)
Elaboración

Lo primero es hacer un sofrito con el puerro, cebolla, ajo, níscalos y pimientos rojos. Se corta todo en daditos pequeños y rehogado en aceite de oliva. A continuación se introduce el pollo cortado en trozos muy pequeños y cuando la carne tenga color metemos el aloe vera muy picadito. Para 1 kilos de arroz, usamos ¼ kilo de aloe vera. Saturnino Iglesias, el agricultor que lo está introduciendo en Cádiz señala que actualmente vende el aloe en hojas enteras (para comprar aloe vera en la provincia  se pueden poner en contacto con este agricultor en el teléfono 609171916). Para prepararlo hay primero que separar la piel del interior, que es lo que se come. Luego la hoja, de un aspecto y textura que recuerda la fruta escarchada, tiene que estar unas 4 horas en agua, para quitarle el amargor. Ya luego se prepara como indique la receta. En este caso se corta a pequeños dados, que se añaden al refrito anterior. A continuación se añade al guiso el arroz y se va añadiendo al guiso caldo de ave hirviendo, conforme se va quedando sin líquido. La temperatura del fuego debe ser media y hay que ir moviendo frecuentemente. Por último cuando esté el arroz en su punto, habrán transcurrido unos quince minutos, llega el momento de incorporar la nata liquida, el queso parmesano rallado, una nuez de mantequilla y aloe vera muy picadito de nuevo, sólo un poco para adornar. Rectificamos de sal y pimienta y terminamos con unos picatostes de pan frito por encima. Los picatostes son dados de pan (pueden servir sobras del día anterior) fritos en aceite de oliva hasta que estén bien dorados.

Se sirve inmediatamente.