Comienza la temporada en La Barra de Rosario, el establecimiento conileño, que toma la inspiración de las técnicas de Thailandia, China o La India y las mezcla con las de aquí y con los productos de la zona.

 

La Barra del Rosario ha reabierto sus puertas para una nueva temporada y lo hace con una carta nueva, que durará lo que tarde en llegar el esperado atún rojo de almadraba.

Es el segundo establecimiento de Pablo Núñez, de Paralelo 38, inaugurado hace menos de un año. Tras el descanso invernal, ha vuelto a abrir con una idea clara: trabajar un producto lo más cercano posible y de temporada. El denominado kilómetro cero, aunque en fusión con la cocina thailandesa, china e india. La fusión también se aplica a las técnicas de cocina, y no se renuncia a técnicas como la ancestral salmuera de aquí. También se ha cuidado de que haya opciones para veganos y celíacos, cada vez más demandadas.

La nueva carta empieza con propuestas de picoteo: Carabinero a la Brasa sobre Ensaladilla Especiada y crujiente indio; Salmorejo, manzanilla en 2 texturas y bacalao; Tartar de gambas de Huelva con fruta tropical y jalapeños; Croquetas de jamón ibérico y queso payoyo; Ceviche de pez de roca estilo nikei; Burrito Indio, y Canelones de carrillada al palocortado.

El apartado verde lo forman tres ensaladas: Ensalada de pulpo a la brasa con nuestra col china fermentada; -Ensalada de peras y endibias con queso gratén, y la versión de la casa de la Ensalada César.

‘Nuestras Alquimias’ es el título de la siguiente sección de la carta, que engloba a la Ensalada hawaiana de tartar de atún, hongo shimeji, wakame y helado de vinagreta thai; Pad thai de pollo, sitake y gambones; y El Patito Feo.

El atún tiene un gran peso en la propuesta de La Barra de Rosario: hay Porn Tuna; Tartar de atún peruano; Tataki de atún, ají amarillo, hinojos y mango; Sashimi de descargamento de atún rojo; Tataki de sutoro, alfajor de carabineros y aire de mar; Mormo de atún rojo en salsa thai de coco; Barriga de atún rojo sobre arroz meloso de pellejos de atún y muselina de anacardos; Atún rojo envuelto en velo íberico y coliflor magrebí, y Alcauciles, sashimi de toro y bombón de su corazón.

La parte salada termina en las brasas: Calamar de potera a la brasa sobre papa negra y pico de gallo; Parrillada de ventresca de pez espada con cous-cous (salsa verde marina); Entrecott; Lomo de macho castrado; Lomo alto retinto; Presa ibérica adobada, y Secreto ibérico.

En postres está la versión de la casa de la Tarta Alaska y un Lingote de mousse de chocolate negro y crema de palocortado con helado de Sésamo; quizás se incopore un Sorbete de atún rojo, piñones y chocolate que aún está en fase de pruebas.

Dirección, teléfono y más sobre el establecimiento, aquí.