El restaurante gaditano presenta originales propuestas para el otoño, entre las que destaca una berza en la que los ingredientes se presentan por separado. La carta de vinos también cambia para dar más protagonismo a pequeñas bodegas.

 

“Envuelta en una hoja de col, una pringá con todos sus avíos, delicadamente puesta en escena sobre unas migas de chorizo. Se sirve con una crema especiada de alubias”. Así describe el Restaurante A Plomo de Cádiz su Berza, uno de los nuevos platos que componen su recién estrenada carta de otoño. Es, explica desde el establecimiento Carlos Martínez, una berza tradicional con los ingredientes habituales, sólo que estos se separan para conseguir una sorprendente presentación.

Es una de las apuestas más llamativas dentro de la nueva carta, que permanecerá aproximadamente hasta enero. La berza abrazada por la hoja de col está teniendo bastante éxito entre los clientes del establecimiento de Fernández Ballesteros, pero el guisoteo modernizado -también entran en carta las tagarninas al ajoarriero- no es la única apuesta. En esta carta se han buscado productos que destaquen por su calidad, como el pescado de Conil o el bogavante español. O el atún de Petaca Chico, del que utilizan lo que vendría a ser la carrillera de atún, la facera.  Se sirve guisada al vino tinto y servida con la salsa reducida del propio guiso.

Más pescado: el pez limón, al que se da un golpe de plancha para el crujiente de la piel, y después se cocina en papillote, envuelto en una hoja de plátano. Se sirve en sala y se acompaña de un falso risotto de calamares.

El pez limón. Todas las fotos son de Pierre Huby.

El pez limón. Todas las fotos son de Pierre Huby.

En carnes, destaca el lomo de jabalí con castañas y manzana, que introduce la carne de caza y los sabores propios de la época que traen castañas y chalotas salteadas.

El pez limón no es el único plato que recibe los últimos toques en sala. A Plomo ahonda esta temporada en el camino ya abierto anteriormente por el steak tartar e introduce más recetas que suponen una culminación del plato delante del cliente, como el codillo glaseado.

Además de la carta de comer, cambia la de beber. En la anterior, muy cuidada, ya era posible encontrar vinos diferentes a la oferta habitual de la hostelería. Ahora, la modifican para potenciar más las bodegas pequeñas de la provincia de Cádiz.

Para llevar

Para estas Navidades, el restaurante ha anunciado que tendrá disponibles un surtido de platos para llevar a casa (ver en la imagen):

navidad

Más información sobre A Plomo, aquí.

Suscríbete al boletín semanal de Cosasdecome