Comienza a funcionar la granja de huevos camperos situada más al sur de Europa, en Facinas, con 900 gallinas que campan a sus anchas durante el día

Pasando por la carretera que une Facinas con Los Barrios se puede ver a Pimpo, con otros 899 coleguitas, tomando el sol, dando vueltas, y picoteando todo lo que se menea. Bueno, a no ser que pases un día de Levante fuerte, porque entonces ni los más valientes se atreven a salir al exterior. Y lo de poner huevos se hace más cuesta arriba. Pimpo es una gallina, la mascota o imagen de marca de Granja El Pimpollar, que ha comenzado a funcionar el pasado mes de abril en la pedanía tarifeña. La silueta de esta mascota con nombre propio sirve para marcar los huevos camperos que salen de las instalaciones recién construidas rumbo a los municipios cercanos del Campo de Gibraltar y La Janda.

En la zona ya había pequeños productores de huevos camperos, pero no una granja ‘por derecho’ de este producto, con gallinas que pueden moverse y comer sano, de lo que surgió la idea de crearla (más información sobre el origen de este proyecto aquí). La imagen de las granjas con gallinas hacinadas, tratadas como máquinas de poner huevos en serie, nada tiene que ver con la estampa de estos animalitos disfrutando del aire libre en los alrededores de la nave, unas 1,5 hectáreas de terreno. La mejora de las condiciones de vida de las aves no sólo la notan ellas, sino también cualquiera que pruebe estos huevos morenos de toda la vida, con más sabor, más textura y menos contenido en agua. También se nota la alimentación, basada en lo que encuentran en el campo y complementada con un pienso de cereales sin aditivos.

La nave tiene cien metros cuadrados y la mitad está ocupada por nidales para las 900 gallinas que ya están en la granja. Está prevista una segunda fase para equipar la otra mitad de la nave y duplicar el número de ejemplares. La estimación de puesta de las aves, de la raza Isa Brown, era del 80%, y se está cumpliendo: ponen entre 700 y 800 al día… excepto si hace levante. El fuerte viento del Este estresa a las gallinas (y a cualquiera, las cosas como son), que ni siquiera se sienten con ánimos para salir fuera de la nave. Lógicamente, la producción de huevos se resiente.

El Pimpollar es la granja de huevos camperos que está situada más al sur de Europa, según calcula la propiedad, y sus productos se pueden adquirir en tiendas de Zahara de los Atunes, Barbate, Bolonia, Tahivilla, Facinas, Tarifa y Algeciras. Tiene previsto anunciar el listado completo de establecimientos próximamente a través de su página de Facebook (ver aqui) y habilitar un punto de venta en la propia granja porque la idea, además, es que en un futuro sea visitable y la gente pueda comprobar que allí sólo hay gallinas felices. Más información sobre el establecimiento aquí.

¿Donde se pueden comer unos buenos huevos camperos con papas en la provincia de Cádiz? pinchar aquí
Suscríbete al boletín de Cosas de Comé aquí para recibir en tu email noticias como esta.