El grupo Tribeca, que tiene varios restaurantes en Sevilla y Foreño en Sanlúcar, abrirá un novedoso establecimiento junto al puerto pesquero de Rota que englobará un original despacho de pescados, una fábrica de hielo y una zona multiusos

 

Eduardo Guardiola es uno de los máximos conocedores de los seres que habitan las costas de Cádiz y Huelva. Se mueve a diario por las lonjas buscando lo mejor de la mar y también lo desconocido. Muchos “modestos” del mar como el pez cochino o el moro negro se han convertido, gracias a gente como él, en estrellas de la alta cocina.

Guardiola ha puesto sus ojos sobre el puerto pesquero de Rota. “Es un sitio que me gusta mucho. Soy un asiduo a su lonja y creemos que aquí podemos desarrollar un proyecto en torno al pescado novedoso y que permitirá comercializar mejor este tesoro que tenemos, la mayor biodiversidad marina del mundo está aquí y a veces no lo conocemos lo suficiente”.

Guardiola no trabaja solo. Es uno de los propietarios del grupo Tribeca, una empresa andaluza centrada en los restaurantes. Su “gran perla” es el restaurante Tribeca de Sevilla, uno de los más destacados sitios de alta cocina de la ciudad, un local que inauguró junto a sus hermanos Pedro y Jaime en el año 2002. En 2016 pusieron en marcha otro proyecto de éxito, Cañabota, un local con estética de pescadería donde se ofrece un verdadero recital en torno al pescado de las costas de Cádiz y Huelva, un local del que también forma parte como socio Juanlu Fernández, que creó este novedoso concepto de establecimento.

El grupo, que a través de Jaime también regenta una novedosa cadena de hamburgueserías gourmet en Estados Unidos, también tiene presencia en Cádiz, en Foreño, en la plaza del Cabildo de Sanlúcar, un establecimiento al que han dado un giro esta temporada para centrarse más en la tapa, un formato que también han desarrollado en su última apertura “la barra de Cañabota”, en la calle Orfila de Sevilla.

Con este panorama la idea de Guardiola “es dar un paso más en torno al pescado, ir al sitio donde este se mima, a la pescadería, el sitio donde se vende el pescado y pensamos que el mejor sitio donde tenerla es justo al lado de un puerto pesquero como el de Rota, donde está la lonja”.

Para poner en marcha el proyecto el grupo Tribeca cuenta con dos socios especialistas en el tema del pescado. El primero de ellos es Manuel Alvarez, de 48 años y natural de Rota. Alvarez es todo un veterano en el sector y conoce muy bien el funcionamiento de las lonjas. De hecho ha trabajado para la Cooperativa de Pescadores Mar de Rota que también tiene una pescadería y un freidor en las inmediaciones del puerto pesquero roteño.  Alvarez regenta también la pescadería El Chokito de Rota.

El segundo de los socios en el proyecto es otro  “lobo de mar”, Juan Carrasco, de 72 años, es todo un veterano del sector. Tiene incluso barco propo, El “Pate 1º” y ha sido presidente de la cooperativa de Pescadores Mar de Rota.

Pescadería poco convencional

La firma se ha hecho con una concesión de Puertos de Andalucía, un organismo dependiente de la Junta para la construcción de unas dependencias que ocuparán unos 300 metros cuadrados. Allí pondrán una fábrica de hielo, una infraestructura que actualmente no tiene el puerto roteño, unos almacenes frigoríficos y la pescadería que será el lado más llamativo. Eduardo Guardiola señala que “no será una pescadería convencional. Queremos que sea un local que ofrezca algo más. Los pescados se venderán como lo desee el cliente, ya sea enteros o troceados y limpios y también se podrán comprar trozos de ejemplares grandes como corvinas o pargos, peces de grandes dimensiones que son dificiles de adquirir para una familia. El despiece de los pescados se hará a la vista del público y trataremos de organizar actividades en torno a la actividad pesquera y marisquera de la zona”.

En la pescadería no habrá sólo piezas capturadas por la flota de Rota sino que también se venderán piezas de otras lonjas andaluzas. La idea de Guardiola es que sea “un sitio de referencia al torno al pescado. Creemos que esta es una lonja muy interesante, pequeña pero con una gran calidad de sus capturas y queremos dar a conocer la riqueza de nuestros mares”.

En la lonja de Rota operan una veintena de buques. Son barcos pequeños que no se suelen alejar más de quince millas de la costa para realizar sus capturas. Cada día se manipulan unos 500 kilos de pescado, la mayoría de ellos pescados con redes de trasmallo y las estrellas son los lenguados, las corvinas, los chocos o los pulpos.

Las obras de construcción ya han comenzado y las previsiones de Guardiola son que se prolonguen “al menos unos 6 meses”. Los trabajos están siendo coordinados  por la empresa sevillana Aipora.

Aqui más información gastronómica sobre Rota